La ONU pide comer menos carne para luchar contra el cambio climático

Internacional 08 de agosto de 2019 Por
Según el organismo, hace falta un cambio de dieta para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global muy por debajo de 2 grados.
1527520525_702464_1527522651_noticia_normal

El planeta necesita que cambiemos urgentemente la manera de usar y cultivar las tierras y nuestra dieta -con más alimentos a base de plantas y menos carne - para garantizar a la vez la seguridad alimentaria de la humanidad y luchar contra el cambio climático, advirtieron este jueves los expertos de la ONU sobre el clima.

El nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés), aprobado tras cinco días de reuniones, destaca que "una mejor gestión del suelo puede contribuir a frenar el cambio climático, aunque no es la única solución".

Según el informe ya no queda tiempo porque el calentamiento de las tierras emergentes alcanzó 1,53°C, el doble del aumento global de la temperatura (incluyendo los océanos). "A partir de 2°C de calentamiento global podríamos encontrarnos con crisis alimentarias de origen climático más severas y más numerosas", advirtió uno de los autores del informe, Jean-François Soussana.

A lo largo de más de 1.000 páginas, el IPCC pidió acciones "a corto plazo" contra la degradación de las tierras, el desperdicio de alimentos o las emisiones de gases de efecto invernadero del sector agrícola

En este sentido, en el documento se recomienda la puesta en marcha de "políticas que reduzcan el despilfarro de comida e influyan en la elección de determinadas opciones alimentarias", en alusión a dietas menos carnívoras y que reduzcan la población obesa o con sobrepeso, próxima a los 2.000 millones de personas.

Según el IPCC, una baja del consumo de carne reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero del ganado y liberaría la tierra para usos más sostenibles.

Actualmente entre "el 25 y el 30% de la producción total de comida se desperdicia", indica el informe, al tiempo que unas 820 millones de personas en el mundo siguen pasando hambre. Según los expertos, combatir el despilfarro puede rebajar las presiones por reducir bosques y aumentar el suelo agrícola, contribuyendo así a una reducción de las emisiones de CO2 (principal gas causante del efecto invernadero).

La conclusión principal es que "nuestro uso de las tierras [...] no es sostenible y contribuye al cambio climático", indicó la copresidenta del IPCC, Valérie Masson-Delmotte a la agencia de noticias AFP y apuntó que el informe "pone el acento en la importancia de actuar de inmediato".

 

THE TIMES

Noticias y actualidad de Chile y del mundo. Política, economía, deportes, cultura, ciencia, ocio y sociedad

Te puede interesar