¿Cuándo se inventaron los semáforos? Un poco de su historia y la actualidad chilena – The Times en Español ™
The Times En Español
The news is by your side.

¿Cuándo se inventaron los semáforos? Un poco de su historia y la actualidad chilena

Estos aparatos tan simples son los responsables de garantizar el orden vial. Desde su origen, hasta ahora, han experimentado una gran evolución.

 

Rojo, verde, amarillo… Los semáforos forman parte hoy de la vida cotidiana de cualquier persona. Pero no siempre fue así.

 

Aunque ahora se cuestiona su presencia en el centro de las ciudades, siguen cumpliendo una función esencial al regular los flujos de tráfico que compiten en una intersección.

 

“Sin los semáforos la vida en la ciudad sería muy distinta a la que conocemos. Con más de cien años de historia, estos aparatos se han perfeccionado para permitir que peatones y automovilistas circulen sin problemas por las calles”, señala Alfonso Moral, Gerente General de Auter, empresa chilena de sistemas de control de tránsito.

 

Con una historia que nació hace más de 100 años, mucho antes de la masificación de la electricidad, los semáforos han contribuido al desarrollo de las ciudades, sin importar su tamaño ni población.

Más de 150 años de historia

  • 1868, el desastre inglés: El 10 de diciembre de ese año es la fecha oficial del nacimiento del primer semáforo del mundo. Se instaló en la Plaza del Parlamento de Londres. El sistema estaba compuesto por dos señales móviles sujetas a brazos pivotantes que se manipulaban mediante una palanca. El poste estaba rematado con un semáforo iluminado por gas para asegurar su visibilidad. Pero duró poco. Menos de dos meses después, el semáforo explotó, matando al policía que trabajaba en las señales.
  • 1920-1930, la llegada de la electricidad: El mundo tuvo que esperar 46 años hasta que se generalizó el uso de la electricidad antes de que se instalara en Cleveland, Estados Unidos, el primer semáforo de dos colores que utilizaba esta nueva energía. Detroit y Nueva York añadieron el amarillo entre el rojo y el verde en 1920. Así nacieron los semáforos que hoy conocemos y que se convirtieron en la norma en todo el mundo.
  • 1931, reglamentación internacional: Ese año se firmó en Ginebra la primera Convención sobre la Unificación de la Señalización Vial. Su objetivo era aumentar la seguridad del tráfico y facilitar la circulación internacional por carretera mediante un sistema uniforme de señales de tráfico. La mayoría de las señales que hoy reconocemos se definieron gracias a este tratado. Los semáforos de tres colores se convirtieron en la norma.
  • 1974, semáforos para peatones: Las señales para peatones aparecieron rápidamente después de los semáforos tricolores. En 1974, la normativa introdujo las figuras que conocemos hoy en día, introducidas por la preocupación de los extranjeros y la normalización internacional.
  • Actualidad: Desde los años 80, en todo el mundo las ciudades más pobladas cuentan con cruces semaforizados, los que han evolucionado de la mano de la tecnología, pudiendo funcionar con luz solar y llegar a controlarse a distancia.

Auter, la empresa con más trayectoria en Chile

En Chile, actualmente son varias las empresas que ofrecen sistemas de control de tránsito, pero una de las más reconocidas es Auter, inclusive a nivel internacional.

 

Su servicio, además de incluir la instalación, mantención y reparación de semáforos, también incluye la instalación de una serie de tecnologías que ayudan a mejorar la convivencia vial, tales como radares, circuitos cerrados de televisión, pantallas digitales informativas, entre otras.

 

No obstante, uno de sus últimos desarrollos es la aplicación para smartphones, SIMAC, la que permite monitorear semáforos y otros aparatos de control de tránsito.

 

“Los semáforos y otros sistemas de control vial han evolucionado a tal punto que hoy podemos comprobar su funcionamiento a través de internet. Por eso, hemos desarrollado SIMAC, plataforma que ayudará a los municipios a monitorear las 24 horas sus tecnologías de tránsito”, comenta Alfonso Moral.