Chilenos lograron récord mundial de Highline en el volcán más alto de la tierra “Ojos del Salado”

2 minutos de lectura
Hace 1 año
  • La proeza mundial se logró justo el día del solsticio de verano cuando pasadas las 14:00 horas los deportistas chilenos, lograron cruzar el macizo cordillerano emplazado a 6.893 metros de altura, haciendo equilibrio a través de una cinta que fue anclada entre dos puntos rocosos del volcán más alto del planeta. Un deporte extremo que hizo historia en la Región de Atacama y se muestra al mundo.

Copiapó, Chile. Mantener el equilibrio y caminar sobre una cuerda en el desierto más árido del planeta y en medio del volcán más alto del mundo, no solo requiere extrema habilidad mental y física, sino también, una armonía perfecta entre la concentración y las variables del entorno extremo.

Es precisamente en este inhóspito rincón natural, donde los deportistas Bernardita Lira, Matías Grez y Diego Troncoso lograron con éxito romper el récord mundial de Highline, cruzando 33 metros de largo en la cumbre del Volcán Ojos del Salado, en la Región de Atacama.

“Estamos tremendamente emocionados por este logro ya que siempre tuvimos el sueño de llegar a la cumbre más alta de Chile y el volcán más alto del mundo y experimentar este desafío con éxito, más aún, cuando somos amantes de la naturaleza y de este deporte que nos mueve a seguir buscando nuestros objetivos”, explica Matías Grez.

El highline es una disciplina que consiste en caminar sobre una cuerda tensa, anclada entre dos puntos en altura; y en la medida que se va perfeccionando la técnica, poder hacer saltos y piruetas. Para Bernardita Lira “el éxito de este proyecto deportivo nos motiva a seguir trabajando, y que con esfuerzo y perseverancia se logró el propósito como equipo. Este deporte es como casi volar, te genera una sensación de estar en el aire y a la vez estar en un estado meditativo en donde conectas con la naturaleza en este lugar único en el mundo”.

La ruta expedicionaria al volcán Ojos del Salado, implicó un ascenso a los 6.893 metros de altura, iniciando un sacrificado recorrido desde el sector de Laguna Verde donde hubo una preparación previa. Luego, más arriba, en los extremos rocosos de las cumbres, se instalaron los anclajes con todas las medidas de seguridad y todo lo necesario para iniciar este desafío que permitió finalmente, romper el récord mundial de este deporte extremo.

 

Fueron meses de entrenamiento en San Pedro de Atacama, donde experimentaron las inclemencias de la naturaleza altiplánica chilena, ascendiendo a los volcanes Láscar y Licancabur. Todo ello, junto a un equipo logístico experto, liderados por Daniel Alfaro de Andes de Atacama y Carlos Aguilar de Sur Atacama.

“Para nosotros ha sido un orgullo y un gran desafío formar parte de esta expedición deportiva exitosa porque sabemos que estamos haciendo historia en condiciones extremas y en este hermoso rincón del mundo”, afirmó Carlos Aguilar.

“Estoy muy agradecido de la vida haber aportado con un grano de arena a este proyecto que quedará escrito en el deporte mundial”, sentenció Alfaro.

Tras esta histórica hazaña deportiva el equipo recopilará los impactantes registros de todo el proceso de preparación y, por su puesto, el éxito del proyecto para la realización de un documental captado en este mágico rincón del desierto chileno.