Tras prestar juramento como el nuevo Ministro de Salud, en la segunda administración del Presidente, Sebastián Piñera, Jaime Mañalich dijo ante la prensa una frase que lo define, por completo: “No soy una persona fácil”, añadiendo que “es evidente que parlamentarios y dirigentes manifestarán oposición a que alguien con carácter fuerte y áspero se haga cargo del Minsal”. 

Así de claro fue el ahora, nuevamente, Secretario de Estado, definiéndose con esa característica y, de paso, dejando entrever que no todo será tan simple, debido a su temperamento, a la hora de poner en marcha las polémicas reformas a la salud que han sido, de plano, cuestionadas por la oposición. Una señal, además, para todos quienes se desempeñan en el área de la salud.

La llegada de Jaime Mañalich, según manifestaron fuentes de Palacio a The Times Chile, trae consigo un cierto aire de respiro para su amigo, el Presidente, Sebastián Piñera, a quien se ha criticado por las iniciativas que pretende llevar adelante, pese al descontento de varios sectores. No por nada, entonces, decidió el Mandatario llevarlo a sus filas, por segunda vez. Y es que este médico, de profesión, se mantuvo durante los cuatro primeros años del Gobierno de Piñera, enfrentando críticas, teniendo que salir a “defender” las ideas que impulsaba el Ejecutivo en salud, entre marzo de 2010 y marzo de 2014.

Uno de los focos de conflicto que, por estos días, del que tendrá que hacerse cargo es la crisis por la que atraviesa, desde hace años, el Hospital San José y que obligó al Gobierno a solicitar que personal del ejército instalara un hospital de campaña, con 20 camas, para poder brindar atención a los pacientes, varios de los cuales, han tenido que ser revisados en los pasillos del recinto.

En la jornada de hoy, Mañalich aseguró que “los desafíos que tenemos son tremendos”, ya que, dijo, “salud es uno de los temas que más preocupa a la ciudadanía, tiene repercusión inmediata en las personas”.

Agregó, al mismo tiempo: “Tenemos que conversar y tomar algunas prioridades”. Dentro de esas prioridades, por ejemplo, está la ley que asegura la cobertura de enfermedades catastróficas en Fonasa. “Me parece fundamental que Fonasa se modernice y le daremos máxima celeridad a los proyectos de ley para que garantice a la población una cobertura que hoy no gozan”. 

También se refirió a la polémica por las vacunas contra la influenza, donde a diario, el Gobierno ha tenido que repetir que hay suficientes para la población en riesgo. Según el nuevo Ministro de Salud, Jaime Mañalich, “se está repartiendo el stock, la Subsecretaria de Salud Pública (Paula Daza) tomó el timón para mejorar esto y ya se están entregando”.

Por: Daisy Castillo Triviños

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia