El Diario Electrónico

Diego Paulsen entregó cuenta de la gestión realizada por la Cámara Baja

Cumpliendo con lo que viene siendo un acto republicano de la nación chilena desde julio de 2015, el Presidente de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen (RN), dio cuenta de la gestión realizada por la Corporación desde julio de 2019 a julio de 2020, ante el Congreso Pleno y la ciudadanía.

La ceremonia de la sexta Cuenta Pública del Congreso Nacional se desarrolló en el Salón de Honor del Parlamento, en Valparaíso, a partir de las 11:00 hrs. de hoy, en medio de estrictas medidas para dar cumplimiento a las exigencias sanitarias impuestas en el actual contexto, y contó también con la intervención de la titular del Senado, Adriana Muñoz (PPD), y la especial asistencia del Presidente de la República, los Secretarios de ambas Corporaciones, ministros de Estado, legisladores y otras altas autoridades del país.

El diputado Paulsen partió su discurso expresando sus condolencias a cada una de las familias de los fallecidos por esta pandemia, al tiempo que agradeció a todos los que están en plena lucha contra el virus Covid-19, “tanto a los enfermos, esperando su pronta recuperación, como a cada una de las personas, rostros invisibles, que están ayudando a que ganemos esta gran pelea”.

El legislador resaltó el impacto que ha significado para Chile los hechos vividos en los últimos nueve meses, con movilizaciones desde el 18 de octubre, la llegada de la pandemia y la gran recesión económica y social que ella ha provocado. En este escenario, relevó la necesidad de actuar con urgencia y la máxima transparencia para responder a las necesidades ciudadanas.

“Hoy, luego de casi 4 meses, doy cuenta como Presidente de una Mesa integrada por distintas corrientes políticas que representan a nuestro Congreso y en donde me he esforzado por garantizar los espacios de debate, respetar los derechos de cada diputada y diputado y que cumplamos con la Constitución (…) Es en estos momentos donde debemos demostrar que estamos a la altura de la historia y ser responsables frente a lo que ella nos demanda”, planteó.

El parlamentario abordó el tema de la crisis política, del cansancio de la población frente a los abusos y el problema de la representación, no subsanada ni mitigada por el cambio en el sistema binominal, entre otras reformas; al tiempo que recordó cómo la extensión de la pandemia fue imponiendo la aplicación de diversas acciones por parte de la autoridad, con sentido de celeridad.

“Desde la Cámara de Diputadas y Diputados entendemos esta premura, por eso tuvimos como prioridad garantizar que el trabajo legislativo siguiera funcionando”, remarcó, enumerando luego las medidas implementadas para garantizar el funcionamiento de la Corporación y la seguridad de parlamentarios y funcionarios.

El parlamentario destacó el compromiso para despachar los proyectos de ley que den un alivio a las familias y a los emprendedores y reconoció en ello el apoyo de los funcionarios para esta labor en el actual contexto.

Además, junto con valorar la gestión realizada por la Mesa encabezada por el diputado Iván Flores (DC), a quién le tocó dirigir la Corporación durante las pasadas movilizaciones, mencionó algunas de las medidas de la Nueva Agenda Social, de la Agenda de Seguridad y de la Red de Protección Social Covid, que han permitido ir en ayuda de 9 millones de personas durante la pandemia y dentro de lo cual se cuentan el Ingreso Familiar de Emergencia y la Ley de protección al empleo.

“Estas iniciativas han significado un trabajo intenso por parte del Cámara de Diputadas y Diputados, donde las comisiones también han debido trabajar a un ritmo acelerado, sesionando más de dos mil quinientas horas”, puntualizó, destacando luego cómo la sociedad civil ha ido ganando lugar en este espacio, representando un 62% de los asistentes a sus debates.

También en este plano mencionó los avances en materia de transparencia y participación ciudadana, por medio de la implementación de Planes de Acción de Parlamento Abierto; el lanzamiento de la plataforma Congreso Virtual, que tiene como objetivo impulsar y ampliar la participación ciudadana; y la concreción del Reglamento de Participación Ciudadana.

Más diálogo y acuerdo

Paulsen destacó los esfuerzos por mantener una relación fluida con el Senado y para balancear la agenda legislativa entre los mensajes del Presidente de la República y las mociones que han presentado las y los parlamentarios. “Así, de las 100 leyes publicadas durante este año, 55 son mociones”, recalcó.

Asimismo, hizo mención a la relación con el Ejecutivo. “Como Presidente he promovido el diálogo entre los poderes del Estado, pero el Ejecutivo y el Legislativo tienen sus propias facultades y atribuciones. Nuestra gestión en este punto descansa en un equilibrio: tenemos un ánimo de colaboración absoluta con el Ejecutivo, pero sin ser un buzón”, sentenció.

Luego, hizo referencia a las medidas para contribuir con el ahorro fiscal; el avance que implicó la reducción de la dieta parlamentaria; resaltó las gestiones que se promueven para garantizar el derecho a voto en el Plebiscito del 25 de octubre; y los esfuerzos para avanzar en apoyo social frente a la pandemia y la necesaria recuperación económica.

Diego Paulsen también se refirió al tema de la gobernabilidad al interior del Congreso y a la controversia generada por iniciativas parlamentarias que, quizás bien intencionadas, contravienen el orden constitucional.

“Tengo el deber de advertir que algunas iniciativas han sido impulsadas con afanes que se alejan de la debida prudencia, centrándose más en la ilusión de políticas que no verán la luz, por ser abiertamente inconstitucionales. Ello termina afectando la imagen del Congreso en su conjunto, en desmedro del sentido de responsabilidad que debiera primar, muy especialmente, bajo las circunstancias que vivimos actualmente”, afirmó.

En tal plano, remarcó que la responsabilidad debe ser un imperativo inclaudicable y que la percepción de impopularidad no los debe llevar a eludirla. Así, resaltó que la Mesa ha establecido un sistema que se aplica para cada proyecto de ley que se declara inadmisible, de manera de hacer el procedimiento de manera objetiva y desde una perspectiva técnica.

El parlamentario consideró que otro gran desafío es la defensa de la democracia representativa, para lo cual relevó como factores la necesidad de respetar las reglas fundamentales de la democracia; y condenar la violencia y la intolerancia.

Luego, hizo un llamado a todos a no dejar que impere el simplismo en el debate público. “No olvidemos que la democracia no está escrita en piedra, debemos cuidarla entre todos. Como parlamentarios, tenemos responsabilidad de servicio público, de sumar la racionalidad al debate y robustecer nuestras instituciones”, enfatizó.

Por último, dijo que en los momentos decisivos como los actuales, la política debe seguir basándose en la confrontación pacífica de ideas, en la deliberación racional y no en la imposición.

“Esta generación de políticos fijará la ruta que seguirá nuestro país en los próximos 20 años. Eso tenemos que hacerlo todos juntos, por los chilenos y en paz”, finalizó.