Lo que llama la atención, tras su salida del Gabinete, es que no hizo ni el más mínimo mea culpa a su desempeño y “tiró el mantel” culpando, simplemente, a otros. En tal sentido, afirmó: “Lo más importante es entender que hay procesos en donde uno, muchas veces, no cuenta con la colaboración de todos los que debieran sumarse y es, por ello, que el llamado es a que continuemos trabajando, entendiendo que el país, desde salud y en el Gobierno del Presidente, Piñera, instaló una agenda sanitaria, en donde hago un llamado a aquellos que, hasta ahora, no se han sumado a hacerlo, porque Chile espera que resolvamos los temas que ya están desplegados”.

La lista de declaraciones inapropiadas, antes las que se vio, varias veces obligado a tener que pedir disculpas públicas, porque la orden provino desde arriba: del Gobierno. Una de ellas, fue en el marco de las intoxicaciones producidas en Quintero y Puchuncaví, donde centenares de personas que viven en esas zonas se vieron afectadas. ¿Qué dijo? “Que existirían olores ofensivos que por el sólo hecho de que sean fuertes pueden producir náuseas y vómitos, no implicando necesariamente una intoxicación”.

Tal nivel de molestia generaron estas declaraciones, sabiéndose la gravedad de lo sucedido en Quintero y Puchuncaví, que Emilio Santelices, a través de un comunicado de prensa, aseguró: “El ánimo y la inspiración de las declaraciones realizadas en base a la sintomatología que pudieran tener los pacientes no buscaban minimizar los hechos antes señalados, sino, muy por el contrario, devolver tranquilidad a la familia de los niños afectados para despejar que los síntomas de los que fueron objetos vayan a causarle problemas de salud más adelante”.

Migrates: sinónimo de VIH

Otra de las afirmaciones formuladas por Emilio Santelices, en su calidad de Ministro de Salud, que no pasaron inadvertidas. Los nuevos casos de VIH en 2018 fueron 6.948. Según el Instituto de Salud Pública (ISP), se produjo un incremento de 1.132 casos, respecto a 2017, lo que representa un alza de un 19%.

Hay que recordar que Santelices responsabilizó, en gran parte de esta situación, a la población de migrantes que ha llegado al país. “La mayor parte de estos pacientes son extranjeros. Es decir, los chilenos tienen una cifra similar a los años anteriores. No han aumentado en forma significativa. En cambio (el total) de los pacientes se han incrementado, debido a que han venido pacientes con VIH a Chile y por ellos se incrementó la cifra”.

Agregó que “al desagregar esta cifra, se encuentra que la mayor parte de ese aumento son extranjeros, lo que muestra un cambio de nuestro perfil epidemiológico, con los chilenos  manteniendo su tasa de prevalencia de los últimos años”.

A través de los medios de comunicación, la experta en temas de migración, María Emilia Tijoux calificó de irresponsables las palabras del entonces Ministro de Salud. “Me parece que lo del Ministro de Salud es extremadamente irresponsable, porque, al mismo tiempo, formando parte de la Red Salud Norte, donde hay muchos profesionales de la salud, tanto chilenos como extranjeros, estas cifras no pueden leerse de esa manera. Se está atribuyendo a la llegada de inmigrantes la infección de VIH, cuando en realidad se trata, a mi modo de ver, de la falta de políticas sexuales”.

Preservativo y pastilla del día después

No conforme con esas declaraciones, Santelices lanzó otro dardo con un tema que tampoco le agrada como es el uso de la píldora del día después, por sobre la utilización de preservativos. “Hoy día, los jóvenes no usan condón, hay cifras que dicen que menos del 14% lo hace y se perdió, porque, afortunadamente, las personas que viven con VIH no se muere”.

Por: Daisy Castillo Triviños

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia