“No hay sexo sin pelea”: el país donde 48 mujeres son violadas cada hora

Internacional 10 de mayo de 2019 Por
República Democrática del Congo tiene una de las tasas más altas de violencia sexual. Un nuevo enfoque trata el problema. ¿De qué se trata?
106749208_moise-wife01a

¿Encontraste algún error? Avísanos

“El sexo con ella era como pelear. No me importaba la ropa que estaba usando, solo le arrancaba todo”.

Quien hace esta afirmación es Moises Bagwiza, un hombre de República del Congo que ahora reflexiona con pesar sobre su pasado.

Y sus relatos de cómo trató y violó a su esposa, Jullienne, son sinceros, gráficos y perturbadores.

En un modesto bungaló en el tranquilo pueblo de Rutshuru, en el este de República Democrática del Congo, Bagwiza recuerda un ataque en particular cuando su esposa estaba embarazada de cuatro meses.

“Me di vuelta y le di una pequeña patada en el estómago”, cuenta, mientras describe que ella cayó al suelo y estaba sangrando. Los vecinos preocupados la llevaron rápidamente al hospital.

¿Su crimen? Jullienne había estado secretamente ahorrando dinero para los gastos del hogar a través de una organización local de mujeres. 
 

Antes del ataque, ella se había negado a darle dinero a su marido para un par de zapatos.

“Es cierto, el dinero era suyo”, dice Moises Bagwiza. “Pero como saben, hoy en día, cuando las mujeres tienen dinero se sienten poderosas y lo demuestran“.

Ideales tradicionales de virilidad

_106743998_moises'wife01

Este resentimiento se encuentra en el corazón de lo que algunos llaman una crisis de la masculinidad africana moderna.

Durante siglos, los hombres fueron educados con ideas claramente definidas de lo que significa ser un hombre: fuerza, indiferencia emocional, protección, y ser el proveedor de su familia.

Pero la evolución de los roles de género, incluido un mayor empoderamiento femenino, combinado con los altos niveles de desempleo masculino, está frustrando la capacidad de los hombres de vivir de acuerdo con esos ideales tradicionales de virilidad.

Y para algunos hombres como Bagwiza, una mujer que tiene independencia financiera representa una amenaza existencial que los lleva a la crisis.

Él sintió que la violencia era la única manera de comunicarse con su esposa.

“Pensé que me pertenecía”, asegura. “Pensé que podía hacer lo que quisiera con ella. Cuando volvía a casa y ella me preguntara algo, la golpeaba”.

_106743227_moises04

Compensación por el “fracaso” masculino
El caso de Bagwiza está lejos de ser único.

República Democrática del Congo tiene una de las tasas de violación más altas del mundo, y se calcula que aproximadamente 48 mujeres son violadas cada hora, según un estudio del American Journal of Public Health.

Muchos expertos atribuyen la crisis de violación sexual del país a un conflicto de larga data en el este del territorio, donde los grupos de milicias rivales utilizaron comúnmente la violación y la esclavitud sexual como un arma de guerra.

 

Pero la causa principal de violación en República Democrática del Congo es mucho más profunda, según Ilot Alphonse, cofundador de la ONG “Congo Men’s Network” (Red de Hombres del Congo), con sede en la ciudad de Goma, muy cerca de Rutshuru.

“Cuando hablamos de violencia sexual solo en el contexto de un conflicto armado, estamos un poco perdidos”, dice.

“Hemos heredado esta forma de tratar a las niñas como súbditos. Los hombres creen que tienen derecho a tener relaciones sexuales todo el tiempo. La causa de la violencia sexual es el poder y la posición que los hombres congoleños siempre han querido mantener”.


 

THE TIMES CHILE

En THE TIMES CHILE Nos define la libertad de expresión como pilar principal del medio, pero esta libertad en el marco del respeto por la autoridad y por la promoción de la democracia como fórmula política y un sentido republicano

Te puede interesar