El plástico reciclado contamina aguas marinas y afecta la salud de las personas

Salud El miércoles Por
De los casos más conocidos de contaminación por lágrimas de sirena destaca uno en 2012, cuando seis contenedores llenos de estas bolitas llegaron a un mar cerca de Hong Kong durante un transporte marítimo; otro en 2017 cuando un contenedor cayó cerca de Durban en la costa sudafricana. 
reci

¿Encontraste algún error? Avísanos

El plástico reciclado contamina aguas marinas y afecta la salud de las personas 
Las lágrimas de sirena son el resultado de “la materia prima básica que se utiliza las fábricas de plástico para producir los objetos que vemos (o usamos) habitualmente. Se obtiene en las refinerías de petróleo y también tras el proceso del reciclaje”. Vivir sin plástico. 

Los nurdles, conocidos como “lágrimas de sirena”, son pequeñas bolitas de plástico que se pueden encontrar mayormente en las playas. Se obtienen en las refinerías de petróleo y después de un proceso de reciclaje. 

Según el reconocido blog español Vivir sin plástico, después del proceso de reciclaje, los nurdles (su nombre en inglés) son trasladados a las fábricas que las fundirán para darle una nueva vida útil. Muchas veces, en el momento del traslado las almacenan de forma errónea se caen y llegan a contaminar las playas. 

“En las fábricas, se pueden acabar yendo por los desagües cuando limpian, y los sistemas de filtración de las aguas no los pueden contener. Durante el transporte por carretera también se pueden caer y acabar en el medio ambiente. Una vez sueltos con el viento o las lluvias llegan a los ríos y al mar. La gran mayoría de ellos flotan, por lo que todavía viajan con más facilidad”, asegura la pareja española Patricia Reina y Fernando Gómez, creadores del blog. 

De los casos más conocidos de contaminación por lágrimas de sirena destaca uno en 2012, cuando seis contenedores llenos de estas bolitas llegaron a un mar cerca de Hong Kong durante un transporte marítimo; otro en 2017 cuando un contenedor cayó cerca de Durban en la costa sudafricana. 

Además de encontrarse flotando o en la arena de las playas, los nurdles son potencialmente peligrosos para los animales marinos, pues al medir entre 2mm y 3mm se pueden confundir con los huevos de peces y ser ingeridos fácilmente. Esto puede ocasionar desnutrición en los animales que los consuman confundiéndolos con alimentos o intoxicación, pues las lágrimas de sirena pueden contener concentraciones de toxinas. 

De hecho, según BBC, “son los ladrillos con los que se construyen la mayoría de artículos de plástico, desde botellas de agua hasta televisores”, por lo que están “compuestos de polímeros que permiten que los contaminantes orgánicos persistentes (COP) en el agua de mar se acumulen en sus exteriores”. 

También son peligrosas para la salud humana, un estudio que analizó las lágrimas de sirena en cinco playas en East Lothian, Escocia, reveló que todas estaban cubiertas con E. coli, la bacteria responsable de la intoxicación alimentaria. Pueden ser tan nocivos que las personas que hacen limpiezas de playa o los científicos que los manipulan para hacer investigaciones deben tocarlos con protección, de forma que no toquen ninguna parte del cuerpo. 

De acuerdo al portal, sólo la industria del plástico en el Reino Unido libera hasta 53.000 millones de nurdles anuales, suficiente para fabricar 88 millones de botellas de plástico.

THE TIMES CHILE

En THE TIMES CHILE Nos define la libertad de expresión como pilar principal del medio, pero esta libertad en el marco del respeto por la autoridad y por la promoción de la democracia como fórmula política y un sentido republicano

Te puede interesar

Traductor




En redes sociales



Te puede interesar