En entrevista con Emol TV, el alcalde confesó que fueron los propios jóvenes de la comuna quienes le reconocieron que era “botado de fácil” comprar alcohol siendo menores de edad.

Sin embargo, la idea fue rechazada por la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, quien aseguró que los jóvenes expondrán “su integridad física y psíquica” al fiscalizar la venta, sugiriendo que la brigada se componga de mayores de edad con aspecto más infantil.

“Si le venden alcohol a un mayor de 18 años, no hay delito. Yo necesito pruebas de que le vendieron a un menor”, fue la respuesta de Lavín, justificando la medida, según informa Emol.

Sin embargo, y tras una reunión con la subsecretaria de la Niñez, Carol Bown, y el subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, el alcalde reevaluó la medida, porque “efectivamente hay un tema con el trabajo infantil”.

“Queremos hacerlo bien, legalmente, no exponer a nadie, pero al mismo tiempo demostrar que la ley no se está cumpliendo bien”, dijo Lavín, agregando que “una fórmula que podría ser es que se haga una ordenanza municipal en Las Condes”.

Así, explicó que La idea es que “la ordenanza establezca que haya una obligación de pedir el carnet. Si hay una ordenanza, podría mandar a jóvenes mayores de 18 años, porque la infracción sería que no le pidieran el carnet”, concluyó.

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia