En muchas ocasiones, las personas se ven obligadas a dejar sus países de origen por diferentes factores: laborales, económicos, familiares, sociales. Pero razones como crisis sociales y económicas, conflicto, violencia y cualquier acción que suponga la violación de los derechos humanos son las que deben recibir especial atención a nivel mundial. 

“Una gran cantidad de personas vive en un país distinto de aquel donde nacieron, el mayor número hasta ahora”, explica la organización. “En 2017, el número de migrantes alcanzó la cifra de 258 millones, frente a los 173 millones de 2000”. 

Un ejemplo reciente de desplazamiento a razón de crisis es el de Venezuela, país en el que hay “3,2 millones de niños que requieren urgentemente comida, medicinas y educación porque el impacto de la devastadora crisis económica y política hace que no tengan acceso a los servicios básicos”, asegura la ONU en un comunicado reciente. 

Los datos más actualizados a los que ha podido acceder la organización en vista de la situación del país destacan: 

– “La mortalidad infantil aumentó en un 50% entre 2014 y 2017, pasando de 14 por cada 1000 nacidos a 31 por cada 1000 nacidos vivos 

– Desde principios de año se han registrado 190 casos sospechosos de difteria y 558 casos sospechosos de sarampión 

– Unos 750.000 niños y adolescentes se han quedado sin escolarizar entre 2013 y 2017” 

Paloma Escudero, Directora de Comunicación de UNICEF, ha ido recientemente a Caracas, Venezuela, en donde pudo recopilar información sobre las condiciones de vida de los ciudadanos de ese país: 

“Muchos médicos y enfermeras han abandonado el país. Los centros médicos están funcionando al mínimo de su capacidad debido a la escasez de medicamentos. La falta de piezas de repuesto ha paralizado las unidades móviles de salud y las ambulancias. Las mujeres embarazadas, muchas de las cuales son demasiado jóvenes y están anémicas, tienen grandes dificultades para obtener la atención que necesitan. Con el empeoramiento de la escasez de combustible, a veces ni siquiera pueden llegar a los centros de salud. Las mujeres que están a punto de dar a luz necesitan llevar sus propios suministros obstétricos cuando llegan al hospital. Para un país que ha logrado grandes progresos durante décadas en la calidad de su atención médica, esta situación es dramática”. 

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia