Un investigador se contagia con un raro virus mortal que afecta al cerebro mientras realizaba experimentos en monos

Internacional El lunes Por
Es inofensivo para los primates, pero tiene una alta tasa de mortalidad para las personas si no se recibe un tratamiento de inmediato.
mo

Un empleado de una empresa japonesa de investigación y desarrollo de fármacos se encuentra en estado crítico, tras infectarse con el mortal virus herpes B, siendo el primer caso de contagio en Japón, informa la cadena NHK.

El virus herpes B se encuentra comúnmente en monos macacos, y la infección en humanos es extremadamente rara. Ese virus es inofensivo para los primates, pero tiene una alta tasa de mortalidad para las personas si no se recibe un tratamiento de inmediato.

Las autoridades de la ciudad de Kagoshima, en el suroeste de Japón, comunicaron que el individuo afectado había tomado parte en experimentos con monos en una compañía local, que realiza investigaciones y desarrollos de medicamentos. A finales de noviembre se informó que esa persona había acudido al hospital quejándose de dolor de cabeza y fiebre.

El Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas japonés comunicó que el paciente se encuentra en estado crítico, pero se desconoce cómo se produjo el contagio, dado que el afectado no fue mordido por un mono. Además, el Ministerio de Salud japonés inspeccionó las instalaciones de la compañía donde ocurrió la infección y no encontró problemas con su gestión o las medidas de control contra enfermedades infecciosas.

La peligrosidad del virus herpes B


Según los Centros de EE.UU. para el Control y la Prevención de Enfermedades, generalmente las personas se infectan con el virus herpes B a través de mordeduras, rasguños o heridas producidas por macacos infectados, o por medio del contacto de las mucosas con fluidos o tejidos corporales contaminados. Se ha registrado solo un caso de transmisión de esa enfermedad de persona a persona.

El citado caso es el número 51 de infección con el virus herpes B desde 1932, falleciendo 21 de las personas infectadas. La última víctima mortal de esa enfermedad se registró en 1997, cuando una investigadora estadounidense murió después de que el líquido corporal de un mono infectado le salpicara en el ojo.

El virus puede propagarse al sistema nervioso central y causar inflamación del cerebro y de la médula espinal, lo que puede desembocar en la muerte.

THE TIMES

Noticias y actualidad de Chile y del mundo. Política, economía, deportes, cultura, ciencia, ocio y sociedad

Recibe en tu correo las noticias más importantes del día

Te puede interesar

Recibe en tu correo las noticias más importantes del día

Te puede interesar

Recibe en tu correo las noticias más importantes del día

Videos