Sebastian Piñera sostiene un desayuno con los corresponsales de la Prensa Internacional

Nacional 21 de noviembre de 2019 Por
Dentro de dicho contexto Piñera agradeció que en “los últimos días hemos logrado acuerdos que muchos creían que eran imposibles. Acuerdos con la oposición, acuerdos con la sociedad civil. Logramos el acuerdo por la paz y el acuerdo por una nueva Constitución. Logramos un acuerdo tributario, logramos ahora este acuerdo para mejorar las pensiones, para reducir el precio del transporte y el de los medicamentos. Ese es el camino para Chile”.
piñera

El Presidente Sebastián Piñera aseguró que “es posible que en algunos casos” no se hayan cumplido los protocolos de uso de la fuerza por parte de las fuerzas armadas y de orden durante las protestas sociales que se han desarrollado en el país.

Sus declaraciones se dieron en el marco de una reunión que sostuvo con corresponsales extranjeros, donde se le preguntó por el informe de Amnistía Internacional, respecto al actuar de las fuerzas de seguridad en el país.

“Las Fuerzas Armadas y de Orden que han tenido que colaborar durante un periodo corto, 9 días de emergencia, tienen Reglas del Uso de la Fuerza. Esas Reglas del Uso de la Fuerza fueron establecidas durante nuestro primer Gobierno y fueron revisadas en marzo de este año. Se las enviamos al Instituto Nacional de Derechos Humanos, a organismos de Derechos Humanos, las hicimos públicas, recibimos comentarios y esas fueron las normas de uso de la fuerza”.

Pregunta: ¿Es consciente de que hay un clima de incertidumbre que se instaló y que la gente siga en la calle, siga habiendo protestas y en la economía hay índices como el dólar que bajó después del acuerdo, pero ha vuelto a subir? ¿Es consciente de esa situación y cuánto tiempo cree que va a durar? 

 

Presidente Piñera: Bueno, en los últimos 30 días, Chile, nuestro Gobierno, todos los chilenos hemos enfrentado una situación que nunca antes nos había tocado enfrentar. Y hemos tenido que tomar decisiones frente a encrucijadas. 

 

Primera encrucijada: ¿cómo proteger el orden público, la seguridad ciudadana, la vida de las personas, su integridad física, que no les destruyan sus comercios, sus emprendimientos, sus almacenes, que no destruyan el Metro, que no quemen hospitales, que no destruyan edificios públicos y, al mismo tiempo, respetar en forma estricta los Derechos Humanos de todos. 

 

Ése fue un desafío que tuvo que enfrentar como Presidente. 

 

¿Cómo lo enfrentamos? Estableciendo Estado de Emergencia que es un instrumento democrático que está en nuestra Constitución y, al mismo tiempo, tomando todas las precauciones, todas las providencias con todas las instituciones que podían cumplir un rol para que los Derechos Humanos fueran respetados. Eso fue lo que hicimos. 

 

Ahora, en algunos casos no se cumplieron los protocolos, no se cumplió la ley, se cometieron excesos, se cometieron abusos, todo eso está siendo investigado por la Fiscalía y va a ser conocido y juzgado por los Tribunales de Justicia. Así funciona una democracia, así funciona un estado de derecho. 

 

Y la segunda encrucijada es que, por una parte, surgió de la ciudadanía, en forma espontánea, legítima y pacífica, una gran demanda por mayor justicia social: por mejores pensiones, por mejor salud, por mejores salarios, por medicamentos más baratos. Y esa demanda es absolutamente legítima y la hemos escuchado con mucha atención y mucha humildad, pero también tenemos que preocuparnos de no hacer populismo y demagogia y actuar con responsabilidad, y preocuparnos que la economía mantenga su fundamento sólido. 

 

¿Qué hemos hecho? Hemos puesto en marcha un Plan Social que significa un alivio para la gente, no resuelve todos los problemas, pero alivia. Subir las pensiones (de los más vulnerables) al 50%, bajar los precios de los medicamentos en 30 o 40%, establecer transporte gratuito para la tercera edad son alivios para las personas, pero significa una exigencia y una carga para el Fisco muy grande y tenemos que compatibilizar eso con que los fundamentos de la economía chilena se mantengan sólidos. 

 

Eso es lo que he tratado de hacer como Presidente: compatibilizar el orden público con los Derechos Humanos, compatibilizar las demandas sociales con mantener sana nuestra economía. No ha sido fácil, pero creo que los chilenos hemos demostrado una y mil veces que cuando frente a la adversidad nos unimos, logramos nuestras mejores victorias. Y, en cambio, cuando nos hemos dividido hemos cosechado nuestras más amargas derrotas.

 

Yo espero que esto sea un momento de paz, de unidad, de diálogo de acuerdos, no de violencia, no de enfrentamientos, no de populismo, no de demagogia.

 

Pregunta: Presidente, la ciudadanía ha hablado bastante sobre la materia de Derechos Humanos, ¿usted ha considerado la Comisión de Verdad, Justicia y Reparación que se ha hablado? ¿y cómo queda la imagen de Carabineros después de esta crisis frente a la ciudadanía? ¿cómo se construyen relaciones sanas entre la institución y los ciudadanos?

 

Presidente Piñera: Chile tiene una institucionalidad democrática, tenemos Tribunales de Justicia independientes, tenemos una Fiscalía independiente, tenemos instituciones cuya labor y en forma independiente y autónoma del Gobierno es proteger los Derechos Humanos, como el Instituto Nacional de Derechos Humanos, como la Defensoría de los Niños, Niñas y Adolescentes.

 

Todas esas instituciones han funcionado con plena independencia, con total autonomía y con el total apoyo y respaldo del Gobierno. Y, por lo tanto, nuestra democracia ha pasado por una prueba muy difícil, pero ha demostrado que tiene raíces profundas y que es capaz de enfrentar tiempos tan difíciles como los que hemos vivido en los últimos 30 días.

 

Pregunta: Presidente, el informe de Amnistía ha dicho que mucha de la violencia que hemos visto de las Fuerzas de Seguridad ha sido a propósito para cubrir y dañar a la gente protestando, ¿qué dice usted?

 

Presidente Piñera: Las Fuerzas Armadas y de Orden que han tenido que colaborar durante un periodo corto, 9 días de emergencia, tienen Reglas del Uso de la Fuerza. Esas Reglas del Uso de la Fuerza fueron establecidas durante nuestro primer Gobierno y fueron revisadas en marzo de este año. Se las enviamos al Instituto Nacional de Derechos Humanos, a organismos de Derechos Humanos, las hicimos públicas, recibimos comentarios y esas fueron las normas de uso de la fuerza.

 

¿Qué dicen las Reglas de Uso de la Fuerza? En primer lugar, que el restablecimiento del orden público y la garantía de la seguridad ciudadana tiene que hacerse primero por la presencia de los Carabineros. Segundo, si eso no es suficiente, con diálogo, disuasión, convencimiento, si eso no es suficiente, usando elementos disuasivos con los carros lanza aguas o las bombas lacrimógenas y solamente cuando está en riesgo la vida de las personas, de los carabineros o de los civiles, se pueden usar escopetas que disparan perdigones y que esos perdigones de acuerdo a protocolos deben ser de goma. 

 

Y, por lo tanto, si no se cumplieron esos protocolos y yo creo que es posible que algunos casos no se cumplieron, eso va a ser investigado por la Fiscalía y va a ser sancionado por los Tribunales de Justicia. Así funciona una democracia, así funciona un estado de derecho. 

THE TIMES

Noticias y actualidad de Chile y del mundo. Política, economía, deportes, cultura, ciencia, ocio y sociedad

Recibe en tu correo las noticias más importantes del día

Te puede interesar