The Times en Español – El Diario Electrónico The Times en Español – El Diario Electrónico

Por qué necesitamos dormir y por qué hay que descansar cuando tenemos sueño

No se sabe a ciencia cierta por qué necesitamos dormir, y cómo es que reparamos nuestro organismo durante el sueño.

Tendencia 28 de noviembre de 2021 The Times en Español The Times en Español
sueño

Aunque estemos entretenidos y no tengamos ganas de dejar de hacer algo, pasado un tiempo comenzamos a sentir que necesitamos dormir. El sueño se manifiesta de diversas formas, hasta que en un punto nos vence.

Y es que el descanso es esencial para la salud: todos los seres vivos con sistema nervioso, incluidos los invertebrados como las moscas, los gusanos, los peces y hasta las medusas duermen y necesitan descansar. Pero el por qué los animales duermen a pesar de la continua amenaza de los depredadores y cómo el sueño beneficia al cerebro y a las células individuales sigue siendo un misterio.

Y en el caso de los animales lo hacen aún a riesgo de quedar indefensos ante los depredadores. Un estudio de la Universidad Bar-Ilan, de Israel, publicado en la revista científica Molecular Cell. intenta determinar por qué necesitamos dormir y cómo sabemos cuando debemos descansar.

Partieron de la base que durante la vigilia, se acumula daño en el ADN de las neuronas, producidos por la actividad neuronal, la luz ultravioleta, la radiación y el estrés oxidativo. En cambio, mientras dormimos, se corrigen las roturas del ADN mediante los sistemas de reparación que posee cada célula. Una buena noche de descanso provee la reparación suficiente para prepararnos para un nuevo día.

El profesor Lior Appelbaum, de la Facultad de Ciencias de la Vida Goodman de Bar-Ilan experimentó con el pez cebra y con ratones. A partir de sus observaciones descubrieron que cuando estamos despiertos, el cansancio, que es la presión homeostática del sueño, se va acumulando en nuestro organismo. Y disminuye durante las horas de descanso, pero buscaron determinar cómo y por qué sucede.

Los especialistas investigaron en el ADN del pez cebra, introduciendo adrede roturas en el ADN evaluando el daño que producían. Al ser transparentes y tener un cerebro sencillo, pudieron determinar que a mayor daño mayor necesidad de dormir. Incluso si los llevaban a una gran acumulación de daño, aumentaba la presión homeostática, y sentían tanto sueño que se quedaron dormidos.

Así comprobaron que el daño acumulado en el ADN es lo que impulsa la necesidad de dormir y el proceso de sueño. Y descubrieron que la responsable del proceso es una prteína: PARP1, que indica los sitios de daño del ADN en las células y procura la eliminación del daño.

Si inhibían esta proteína, los peces no se sentían cansados, no dormían y no se reparaba el daño en el ADN. Las vías de PARP1 son capaces de señalar al cerebro que necesitamos dormir para que se produzca la reparación del ADN”, explica el profesor Appelbaum. Este hallazgo es fundamental para entender las alteraciones del sueño, el envejecimiento y los trastornos neurodegenerativos, como el Parkinson y el Alzheimer.

Conforme a los criterios de

Te puede interesar

Síguenos en Nuestras Redes Sociales

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email