El Diario Electrónico

Carabineros agreden a camarógrafo que cubría protestas por caso de Martín Pradenas

En un nuevo escenario de la violencia policial en Chile, los Carabineros detienen y golpean a un camarógrafo que cubría una protesta en el centro del país.

Carlos Morales, camarógrafo de Ufro Medios (red de medios de comunicación de la Universidad de La Frontera), fue detenido la noche del miércoles en medio de una manifestación social en la ciudad de Temuco, ubicada al sur de Santiago (la capital chilena).

En este contexto, el Colegio de Periodistas de Chile y varias organizaciones no gubernamentales (ONG) denunciaron las graves violaciones de los derechos de los trabajadores de los medios de comunicación durante las manifestaciones.

No permitiremos que se vulnere el derecho de los trabajadores de medios de ejercer su labor, así como el de la ciudadanía de conocer lo que está pasando”, reclamó Santiago Rodríguez Altamirano, presidente del Consejo Regional Araucanía del Colegio de Periodistas de Chile, en un comunicado.

Las imágenes de distintos medios muestran que el profesional fue detenido violentamente por un contundente grupo de Carabineros quienes, además de destruir el equipo del periodista, se lo llevaron detenido, acusado de provocar desórdenes públicos, a la Octava Comisaría.

Según información de  Carabineros se detuvo a cuatro personas en dicha instancia, tres de ellas por presuntamente arrojar piedras a vehículos o a personal de la institución uniformada. En tanto, a Morales se le habría detenido por presuntamente oponerse a la acción de Carabineros.

Finalmente, se dispuso que el camarógrafo quedara en libertad, apercibido a la espera de ser citado por Fiscalía.

 

 

COLEGIO DE PERIODISTAS

El presidente del Colegio de Periodistas de La Araucanía, Santiago Rodríguez, sostuvo que “no permitiremos que se vulnere el derecho de los trabajadores de medios de ejercer su labor, así como el de la ciudadanía de conocer lo que está pasando”.

Tanto Rodríguez como integrantes del gremio, condenaron el actuar de Carabineros, agregando que “las imágenes de distintos medios, muestran como, mientras el profesional realizaba su labor, fue detenido violentamente por un contundente grupo de Carabineros quienes, junto con destruir su equipo, lo llevaron detenido, acusado de desórdenes públicos a la Octava Comisaría. Al lugar también asistieron colegas representantes del gremio, así como también representantes del Instituto de Derechos Humanos, ya que el audiovisualista registró evidentes signos de agresión, al tener su rostro con sangre”.

Al respecto, Santiago Rodríguez enfatizó que “nos preguntamos cómo se puede acusar a un camarógrafo de provocar desórdenes públicos, si su labor es recoger las impresiones de la ciudadanía y registrar las imágenes de las protestas que ocurrían en Temuco. Cuál es el desorden en esa labor”, añadiendo que “apenas conocido el hecho, intentamos contactarnos con el jefe de la Novena Zona de Carabineros de La Araucanía, general Carlos González Gallegos, para pedir aclaraciones al respecto, pero, lamentablemente, no se nos dio respuesta”.

“Nos parece improcedente y de un actuar desmesurado la detención del profesional de las comunicaciones. Las imágenes que se han difundido en distintas plataformas sociales, reflejan una detención innecesaria. Más aún cuando vemos el rostro con sangre del camarógrafo. Insistimos está no es la manera ni el modo de relacionarse con la prensa; más aún, cuando es la institución de Carabineros de Chile, con quien hemos dialogado en varias oportunidades que portemos credenciales, chalecos distintivos; pese a eso y cumpliendo nuestra parte, igual somos detenidos”, afirmó Rodríguez.

Por su parte, la vicepresidenta regional del Gremio, Paula Chávez Furrianca, afirmó que “nosotros somos garantes de la información y, como Orden Profesional organizada, no vamos a permitir que agentes de Estado vulneren el derecho de los periodistas de ejercer su trabajo; pero, por sobre todo, el derecho de la ciudadanía de recibir la información de todo lo que está pasando, de manera certera y oportuna”.

Finalmente, el regional Araucanía señaló que estarán atentos al desarrollo de los hechos para así tomar posibles acciones complementarias y si es que se necesitan antecedentes por parte de Instituto de Derechos Humanos en caso de alguna acción, “pues aquí, claramente, se han vulnerado los derechos de un trabajador y esto no puede quedar impune, más aún cuando siempre hemos rechazado toda violencia ejercida a quienes laboran en medios de comunicación”.