Insólito: autoridades de un parque piden “no lamer el sapo” estos son los motivos – The Times en Español ™
The Times En Español
The news is by your side.

Insólito: autoridades de un parque piden “no lamer el sapo” estos son los motivos

Aunque para muchos sea un momento de esplendor, las personas que quieran lamer el «sapo alucinógeno» o también conocido como sapo del desierto de Sonora, podrían tener algunas complicaciones psicodelicas. Bajo ese contexto el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos (NPS) señaló a través de Facebook, que los transeúntes tengan cuidado con lamer el cuerpo del anfibio.

Es importante señalar, que el anfibio es uno de los sapos más grandes que se encuentran en América del Norte. Este mide hasta 18 cm, según la publicación de Facebook. Mientras que el sonido que emite es un característico «chillido de tono bajo», dice el NPS.

Pero estos sapos, que se encuentran en todo el suroeste de Estados Unidos, también tienen otra característica única: tienen «glándulas parótidas prominentes que segregan una potente toxina», de acuerdo con el NPS. Las glándulas parótidas están situadas justo detrás de los ojos del sapo. Estas toxinas pueden enfermar a los humanos si tocan el sapo o se meten uno «sapo alucinógeno» en la boca.

¿Que pasa si lames un «sapo alucinógeno»?

Por ello, el servicio recomienda a las personas que se encuentren con el sapo que «se abstengan de lamerlo». Las toxinas del sapo son especialmente peligrosas para otros animales. Las toxinas emitidas por un sapo del desierto de Sonora pueden ser suficientes para matar a un perro adulto, según el Museo del Desierto de Arizona-Sonora, un zoológico acreditado por la Asociación de Zoológicos y Acuarios.

Pero, entre los humanos, las toxinas se han explotado con otros fines. Cuando se fuman, las toxinas son un potente psicodélico, de acuerdo con el Zoológico de Oakland, también acreditado por la Asociación de Zoológicos y Acuarios.

Fumar las secreciones del sapo del desierto de Sonora provoca euforia y fuertes alucinaciones auditivas, dice el zoológico de Oakland. Poseer el veneno del sapo, conocido como bufotenina, es ilegal en California, según reportó CNN.