Primera Ministra de Reino Unido, Liz Truss, renunció luego de 44 días en el cargo – The Times en Español ™
The Times En Español
The news is by your side.

Primera Ministra de Reino Unido, Liz Truss, renunció luego de 44 días en el cargo

Liz Truss renunció como primera ministra del Reino Unido y puso fin a un turbulento gobierno que pasará a la historia como el más corto del país. Rechazada por la opinión pública y cuestionada dentro de su propio partido, la dirigente conservadora, de 47 años, dimitió apenas 44 días después de haber asumido el cargo. La ministra del Interior del Reino Unido, Suella Braverman, presentó este miércoles su dimisión tras menos de dos meses en el puesto.

La primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, dimitió este jueves tras menos de dos meses siendo la líder del Partido Conservador y la jefa del Gobierno británico.

“Reconozco que, dada la situación, me veo en la imposibilidad de cumplir con las responsabilidades del mandato que se me ha encomendado, para el que he sido elegida, por eso me he puesto en contacto con Su Majestad el Rey (Carlos III) para informarle de mi renuncia como líder del Partido Conservador”, dijo Truss, transmitida por la cadena Sky News.

La primera ministra informó de que las elecciones para ocupar su cargo “se completarán la próxima semana”.

“Seguiré siendo la primera ministra hasta que se elija un sucesor”, aseguró Truss.

Truss fue elegida como nueva líder del Gobierno británico el pasado 6 de septiembre y solo llevaba 44 días en el poder al momento de su dimisión, convirtiéndose en la primera ministra que menos tiempo a ocupado ese cargo en la historia del Reino Unido.

Según Sky News, 16 parlamentarios conservadores pidieron públicamente la renuncia de Truss.

Antes el canal de televisión inews, citando a parlamentarios, comunicó que unos 100 miembros del Parlamento británico escribieron cartas al jefe del comité directivo del Partido Conservador, Graham Brady, pidiendo una moción de censura contra Truss por sus fallidas políticas económicas.

El Gobierno se enfrentó a una oleada de críticas después de presentar el pasado 23 de septiembre un plan de desarrollo económico que incluía una reducción de impuestos a gran escala para los más ricos.

Una vez anunciado el nuevo plan fiscal, el rendimiento de los bonos gubernamentales del Reino Unido a cinco años subió al nivel más alto desde 2008, un 4,6 por ciento, lo que significa una disminución en la demanda de títulos de deuda británicos.

En relación con eso, cayó bruscamente la moneda nacional, hasta el mínimo histórico de 1,054 dólares por libra esterlina.

Debido a la situación en los mercados financieros, la primera ministra anunció el viernes pasado un aumento del impuesto sobre los beneficios de las empresas del 19 al 25 por ciento, medida que había propuesto su antecesor, Boris Johnson, y fue suspendida por la propia Truss.

La extitular del Interior del Reino Unido, Suella Braverman, y el exministro de Hacienda británico, Kwasi Kwarteng, autor del escandaloso plan, renunciaron poco después.

El nuevo titular de Hacienda, Jeremy Hunt, canceló casi todas las medidas trazadas en ese plan para estabilizar la situación económica. (Sputnik)