Anacon expuso en Comisión de Vivienda de la Cámara el dramático impacto por baja de presupuesto a proyectos de mejoras de viviendas sociales

2 minutos de lectura
Hace 2 años

El presidente de la Asociación Gremial Nacional Gremial de Constructores de Viviendas Sociales de Chile (Anacon), Felipe Valdivia, junto con el director de la entidad, Rodrigo Morales Soto, expuso ante la Comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados sobre el dramático impacto que genera el recorte de presupuesto de más del 30% en los proyectos de mejoras de viviendas sociales, los que repercuten fuertemente en la calidad de vida de las más de 60 mil familias que quedaron fuera del beneficio este 2022.

 

Tras la cita en la que se abordó la importancia de estos proyectos, el déficit de recursos experimentado y las proyecciones presupuestarias para el próximo año, el timonel de la gremial sostuvo que “pudimos exponer que los recursos entregados este año para los programas de mejoramientos disminuyeron prácticamente en un 30%, en años anteriores se otorgaba alrededor de un 25% del presupuesto total de viviendas sociales para los decretos de mejoramiento, sin embargo, este año ese valor disminuyó aproximadamente al 15% del total disponible y se ha señalado que el presupuesto 2023 será algo muy similar, lamentablemente”.

 

En el mismo sentido, Valdivia agregó que “quedamos conformes, porque la recepción de los parlamentarios fue muy buena, ellos se enteraron ahora y no sabían que había un déficit tan grande, por lo tanto, la Comisión de Vivienda oficiará al Ministerio para que expliquen cuáles son las causas de este déficit y también tome las providencias para el próximo año en términos presupuestarios. Básicamente, deben responder dos preguntas, cuánto es lo que se va a poner en términos de recursos para 2023 y por qué se generó esta disminución de recursos para este año, para ver si existe alguna posibilidad a estas alturas del año de rectificar esta poca cantidad de recursos”.

 

Del mismo modo, Valdivia detalló la importancia de este ítem presupuestario, ya que “estas viviendas no cumplen con los estándares mínimos normativos que se aplican actualmente para su  construcción y las familias viven en condiciones deplorables de hacinamiento,  de riesgo inminente de accidentes y con afectación importante a la salud de sus habitantes. El daño es enorme para estas personas que llevan años esperando estos mejoramientos y que no tienen la posibilidad de financiar estas mejoras por sus propios medios, pese a la urgencia que éstas tengan. Como señalé a la Comisión, estos problemas afectan directamente a su salud y seguridad”.

 

Finamente, expresó que “hoy la política de vivienda está enfocada 100% en la ejecución de viviendas nuevas, lo que a nuestro parecer debe cambiar y caminar de la mano con los proyectos de mejoramiento de viviendas, que de alguna manera rescatan estos inmuebles que no cumplen con los estándares actuales y permiten que no se deterioren hasta el punto que se deban demoler. Además, la política habitacional considera la cantidad y no mejorar sustancialmente la calidad, entonces la baja de recursos afecta directamente a equilibrar esto de mantener la calidad de las viviendas antiguas y deterioradas, junto con la cantidad de las viviendas nuevas que se están construyendo”.