Haití solicita ayuda internacional mientras el país se hunde en la crisis-The Times en Español ™
The Times En Español
The news is by your side.

Haití solicita ayuda internacional mientras el país se hunde en la crisis

El primer ministro haitiano, Ariel Henry, solicitó el miércoles la ayuda de la El primer ministro haitiano, Ariel Henry, solicitó el miércoles la ayuda de la comunidad internacional en medio de una profunda crisis nacional, protestas, desabastecimiento de los combustibles y resurgimiento del cólera.

Pido a toda la comunidad internacional, a todos los países amigos de Haití, que se unan a nosotros y nos ayuden a combatir esta crisis humanitaria. Estoy pidiendo ayuda, apoyo y ayuda”, dijo Henry en un discurso a la nación, sin precisar qué tipo de asistencia necesita.

No obstante, apuntó la necesidad de apoyo para “evitar que la gente se muera a montones” especialmente tras detectarse un nuevo brote de cólera que ya causó al menos siete muertes comunitarias, mientras 52 casos son sospechosos, de ellos 33 menores de 19 años.

Queremos que el agua potable y los medicamentos lleguen a los enfermos en este momento en que el cólera comienza a resurgir, que las fábricas que producen agua potable vuelvan a funcionar, necesitamos médicos y enfermeras que encuentren la manera de llegar a los hospitales, que circulen las ambulancias, que los hospitales vuelvan a funcionar”, señaló.

Desde hace tres semanas grupos armados de la alianza G-9 bloquean la principal terminal petrolera del país, lo cual pone en riesgo el funcionamiento de los hospitales, de hecho, muchos de ellos redujeron sus servicios y no aceptan a nuevos pacientes.

Además, potabilizadoras de agua anunciaron su incapacidad de tratar y distribuir el líquido por el desabastecimiento y bancos, empresas y comercios redujeron sus horarios por la misma razón, mientras las escuelas pospusieron el reinicio del año académico.

No obstante, Henry sugirió que no dará marcha atrás al aumento de los precios de los combustibles que agudizaron las protestas antigubernamentales con bloqueos de calles, ralentización de las actividades económicas y saqueos, y pidió a los haitianos abrir los ojos ante quienes “quieren poner al pueblo de rodillas”.

Tenemos que usar lo que tenemos para darle a la mayoría de la gente, especialmente a los más pobres, un mínimo de servicio también”, dijo el primer ministro y reafirmó que no se puede emplear hasta 60 millones de gourdes (más de 500.000 dólares) para subsidiar un solo producto en beneficio de un grupo de personas.

“No queda dinero para que nos acordemos de dar un subsidio para bajar los precios de los alimentos. No nos queda más que dar un aumento para ayudar a los empleados estatales a manejar la inflación”, aseguró.

El jefe de Gobierno también alentó el diálogo además de hacer un llamado para que los haitianos muestren compasión y humanidad, se unan y levanten al país. (Sputnik)en medio de una profunda crisis nacional, protestas, desabastecimiento de los combustibles y resurgimiento del cólera.

“Pido a toda la comunidad internacional, a todos los países amigos de Haití, que se unan a nosotros y nos ayuden a combatir esta crisis humanitaria. Estoy pidiendo ayuda, apoyo y ayuda”, dijo Henry en un discurso a la nación, sin precisar qué tipo de asistencia necesita.

No obstante, apuntó la necesidad de apoyo para “evitar que la gente se muera a montones” especialmente tras detectarse un nuevo brote de cólera que ya causó al menos siete muertes comunitarias, mientras 52 casos son sospechosos, de ellos 33 menores de 19 años.

“Queremos que el agua potable y los medicamentos lleguen a los enfermos en este momento en que el cólera comienza a resurgir, que las fábricas que producen agua potable vuelvan a funcionar, necesitamos médicos y enfermeras que encuentren la manera de llegar a los hospitales, que circulen las ambulancias, que los hospitales vuelvan a funcionar”, señaló.

Desde hace tres semanas grupos armados de la alianza G-9 bloquean la principal terminal petrolera del país, lo cual pone en riesgo el funcionamiento de los hospitales, de hecho, muchos de ellos redujeron sus servicios y no aceptan a nuevos pacientes.

Además, potabilizadoras de agua anunciaron su incapacidad de tratar y distribuir el líquido por el desabastecimiento y bancos, empresas y comercios redujeron sus horarios por la misma razón, mientras las escuelas pospusieron el reinicio del año académico.

No obstante, Henry sugirió que no dará marcha atrás al aumento de los precios de los combustibles que agudizaron las protestas antigubernamentales con bloqueos de calles, ralentización de las actividades económicas y saqueos, y pidió a los haitianos abrir los ojos ante quienes “quieren poner al pueblo de rodillas”.

“Tenemos que usar lo que tenemos para darle a la mayoría de la gente, especialmente a los más pobres, un mínimo de servicio también”, dijo el primer ministro y reafirmó que no se puede emplear hasta 60 millones de gourdes (más de 500.000 dólares) para subsidiar un solo producto en beneficio de un grupo de personas.

“No queda dinero para que nos acordemos de dar un subsidio para bajar los precios de los alimentos. No nos queda más que dar un aumento para ayudar a los empleados estatales a manejar la inflación”, aseguró.

El jefe de Gobierno también alentó el diálogo además de hacer un llamado para que los haitianos muestren compasión y humanidad, se unan y levanten al país. (Sputnik)

x