Las 8 claves de la conducción defensiva

2 minutos de lectura
Hace 2 años

La Mutual de Seguridad publicó un estudio en donde se analizaron los principales accidentes de tránsito ocurridos durante los últimos siete años. Los más repetidos fueron choques, colisiones y caídas.

 

En su análisis, que consideró a los incidentes denunciados por empresas adherentes y trabajadores desde el 2015 al año pasado, se llegó a la conclusión de que los tres tipos de accidentes antes mencionados componen el 84% del total.

 

Dentro de las principales conclusiones que se obtuvieron de este estudio, es que los accidentes graves aumentaron un 25% durante los últimos siete años, siendo los hombres quienes principalmente lideran este tipo de incidentes.

 

En términos etarios, los jóvenes son quienes más protagonizaron accidentes viales, ya que un 60% de estos afectaron a trabajadores entre 20 y 39 años.

 

El llamado general es que, para evitar este tipo de accidentes, los conductores mantengan una conducta responsable frente al volante, manejando siempre a la defensiva.

¿Por qué es mejor manejar a la defensiva?

Como conductor a la defensiva, puedes evitar choques y ayudar a reducir riesgos innecesarios. Si has salido a la carretera, sabrás que no todo el mundo conduce bien, pero la mayoría de la gente cree que lo hace.

 

Los conductores agresivos son un peligro conocido en la carretera, ya que causan un tercio de todos los accidentes de tráfico. Pero la conducción desatenta o distraída se está convirtiendo en un problema cada vez mayor, ya que la gente hace varias cosas a la vez mientras conduce.

 

Es por eso que, para evitar, por un lado, gastos médicos asociados a accidentes, y por otro, gastos asociados a repuestos del auto, es mejor conducir a la defensiva.

Los ocho secretos de la conducción defensiva

Seguir estos consejos de conducción defensiva puede ayudarte a reducir riesgos al volante:

 

  1. Piensa primero en la seguridad: Evitar las tendencias de conducción agresiva y desatenta te pondrá en una posición más fuerte para hacer frente a la mala conducción de los demás. Deja mucho espacio entre tú y el coche de delante, cierra siempre bien las puertas y ponte el cinturón de seguridad.
  2. Sé consciente de tu entorno: Presta atención. Comprueba los retrovisores con frecuencia y observa las condiciones de tu entorno durante 20 ó 30 segundos.
  3. No dependas de los demás conductores: Sé considerado con los demás, pero cuida de sí mismo. No des por sentado que otro conductor se va a apartar de tu camino o te va a permitir incorporarse.
  4. Sigue la regla de los 3 a 4 segundos: Estos segundos te ayudarán a establecer y mantener la distancia y te proporcionarán el tiempo adecuado para frenar hasta detenerse si es necesario. En caso de mal tiempo, aumenta la distancia de seguimiento un segundo más por cada condición, como la lluvia, la niebla, la conducción nocturna o el seguimiento de un camión o motocicleta de gran tamaño.
  5. Mantén una velocidad reducida: Los límites de velocidad indicados se aplican en condiciones ideales. Es tu responsabilidad asegurarte de que tu velocidad se ajusta a las condiciones.
  6. Ten una vía de escape: En todas las situaciones de conducción, la mejor manera de evitar posibles peligros es situar tu vehículo donde tenga la mejor oportunidad de ver y ser visto. Tener una ruta alternativa de viaje también es esencial, así que deja siempre una salida, un lugar para mover tu vehículo si tu ruta inmediata de viaje se bloquea repentinamente.
  7. Separa los riesgos: Cuando te enfrentes a varios riesgos, es mejor gestionarlos de uno en uno. El objetivo es evitar tener que lidiar con demasiados riesgos al mismo tiempo.
  8. Elimina las distracciones: Una distracción es cualquier actividad que desvíe tu atención de la tarea de conducir. Conducir merece toda su atención, así que concéntrate en la tarea de manejar.

 

De forma extra, te recomendamos que complementes estos consejos con una buena mantención del vehículo. Cada vez que compres repuestos para frenos, motor, neumáticos, espejos, entre otros, fíjate que sean de buena calidad.