Señor Director. UNIDAD, EQUIDAD Y DIGNIDAD | The Times en Español ™
The Times En Español
The news is by your side.

Señor Director. UNIDAD, EQUIDAD Y DIGNIDAD

Desde el 11 de marzo reciente, por subir algunos Twitter y WhatsApp a las Redes Sociales y publicar algunas cartas y columnas de opinión a los Medios de Comunicación, me he ganado algunos enemigos con quienes, al parecer, mantenía una débil o inexistente amistad. Todo ello, por haber destacado algunas actitudes aceptables o destacables del nuevo y joven Presidente de Chile. Lo hice, conservando lo que, desde el año 2017, siempre he afirmado: no soy político y acepto la política solo como un medio necesario para alcanzar el Bien Común, especialmente de los más necesitados, no de los bolsillos de las cúpulas política y sus más cercanos y traidores representantes. No soy de izquierda ni de derecha. No soy de la resistencia y menos de extremos. Jamás de oposición. No vengo de ninguna élite o cúpula política, empresarial, militar, académica, religiosa, social o cultural. Soy solo un patriota. Un ciudadano independiente, común y corriente que solo quiere lo mejor para Chile.

[bs-quote quote=”“..los invito a UNIRSE, bajo un Estado Unitario que no acepte la existencia de un Estado dentro de otro Estado y menos promueva, al igual que los nazis en su época, la existencia de un lebensraum o la necesidad de contar con un espacio vital, solo para uso exclusivo de una etnia o pueblo originario. Un concepto geopolítico que solo produce odio, muerte, terrorismo y la justificación de todo tipo de atrocidades, para el uso y abuso de ese espacio en manos de una banda de criminales que no representa al pueblo mapuche. Tal como lo vimos en la reciente visita de la Ministra del Interior Izkia Siches, a la localidad de Temucuicui, donde la Soberanía del Estado no es efectiva..”” style=”style-2″ align=”center” color=”” author_name=”Christian Slater Escanilla” author_job=”” author_avatar=”https://thetimes.cl/wp-content/uploads/2022/03/Christian-Slater-Escanilla.jpg” author_link=””][/bs-quote]

         Algunos se molestaron porque destaqué, en el novel Presidente Gabriel Boric, su deferencia con los edecanes, con las unidades y guardias de uniformados que le rindieron honores en varias oportunidades y su claro interés por respetar, en todas sus partes, el importante acto republicano del cambio de mando presidencial. Para ser sincero, bastante mejor y más cercano que el ex Presidente Piñera. Hasta para cantar el himno nacional, me llamó la atención.

         Sí es cierto, con corbata habría sido mejor. No porque solo sea un adorno de origen crota, tal como lo es el actual Presidente, sino porque se habría evitado que su Edecán, y él mismo, destinaran parte de su tiempo para arreglar el cuello de su camisa que, a cada instante, se perdía entre su chaqueta y una angosta banda presidencial, confeccionada, con mucho cariño, por un grupo de trabajadoras del sindicato Revolucionario Textil (Siritex). Nacidas a partir de la revolución iniciada el 18 de octubre de 2019. Voluntarias, posteriormente, del Comando de Boric. Las felicito, de verdad, aunque no concuerdo con ustedes y menos con ninguna de las dos bandas presidenciales elaboradas. A la oficial creo que le faltó ancho, fuerza y más dignidad para portarla. A la no oficial, esa que llamaron “simbólica” y que tiene adornos que representan a los pueblos originarios, ni para broma me gustó. Encuentro que es un abuso de creatividad. El día de mañana vamos a tener una con condorito o el Pokemón del Presidente Boric. Si fuera por mí, el Pato Donal, Tribilín y Archi. También podría ser, para darle seriedad al tema, una banda que represente a todos grupos de inmigrantes que han ayudado a construir Chile, como las colonias croatas, alemanas, españolas, italianas, inglesas, sirias, palestinas, etc.

         Con respecto a mis intenciones por destacar lo bueno, hay ciudadanos que aún no comprenden el ethos de la profesión militar. Nunca comprenderán que el militar es una persona que no piensa ni siente como ellos y que, en ningún caso, es un frío y calculador soldado. Si fuera así, ninguno juraría dar la vida por la Patria. Un soldado, es un ciudadano que viste de uniforme y que, en general, está dispuesto a actuar –preferentemente– por emociones y convicciones, no por conveniencias o mezquinos intereses particulares. Jamás por intereses políticos y siempre, poniendo por delante la Patria.

         Ante la descripción anterior y creyendo firmemente que los políticos han perdido toda credibilidad, por supuesto que estoy de acuerdo con aquel o aquellos que tienen ideas y principios similares a los que muchos Patriotas deseamos, promovemos e impulsamos, como por ejemplo: Plan de ayuda y apoyo a las pymes, limitar los excesivos sueldos de los políticos y sus asesores, poner atajo a la violencia urbana y el narcoterrorismo, reforma tributaria, protección y reparación a las víctimas del terrorismo y la violencia, mapuches y no mapuches, control del alza de combustibles, impedir la contratación de familiares bajo el cargo de una autoridad del Estado, enfrentar la inmigración con medidas claras y concretas, abordar el desencuentro entre chilenos en la Macro Zona Sur, su violencia, delincuencia y terrorismo, con una visión política, humana, social y económica y no como un conflicto militar.

         Una tarea no menor, con sobre expectativas creadas por quienes abusaron de promesas que no serán capaces de cumplir, con una inflación en alza, con una desaceleración de la economía a nivel mundial, con el asecho permanente de una nueva pandemia y con una guerra en Europa del Este que, sin ser de objetivo limitado, más temprano que tarde, sí o sí, hará sentir sus efectos en nuestra nación y sub continente americano. Además, tengo la certeza que el Presidente Boric tomará, no solo una, sino varias decisiones políticas con las cuales jamás coincidiré y seré un riguroso crítico, en cada lamentable oportunidad.

         Agreguemos a lo anterior, una Convención Constituyente cada día más desprestigiada y jugando al alargue. Paralelamente una coalición o socios de Gobierno que, al igual a lo que vivió Allende, están muy lejos de las buenas intenciones del joven Presidente. Sus ánimos de venganza y resentimiento social, les brota por los poros, lo que los hace y los hará equivocarse, una y otra vez. Por lo mismo, sería inapropiado y un error estratégico y político, pretender gobernar, ganándose, desde el primer día, el odio de las Fuerzas Armadas y de Orden. Algo que, hasta ahora, no se ha visto y esperemos que, a ningún extremo ideólogo, como en el pasado, se le ocurra alguna brillante idea para desbalancear ese natural y necesario equilibrio.

         Difícil tarea si le sumamos la tramitación de 75 proyectos de Ley que, conforme a su programa, deberá impulsar el Presidente Boric, frente a un Congreso en el cual no tiene mayoría en ninguna cámara, pero como siempre, sí tiene una derecha amarilla totalmente dividida y dispuesta a negociar con el diablo, de ser necesario, con tal de salvar los apetecidos culures obtenidos. Les propongo que sean proactivos y antes de que la Convención Constituyente o la presión del pueblo, los borre del mapa, promuevan una Ley para reducir sus impresentables sueldos de diputados y senadores. Algo que algunos –de ocupar uno de esos cargos– lo tenemos certificado ante notario. 

         Todo lo anterior lo vengo afirmando desde el año 2017 y, en gran medida, quedó plasmado en el libro, “40 años al Servicio de Chile” (2019). Posteriormente se le dio una aplicabilidad política en la Declaración de Principios de Patriotas por Chile y en el relato, como ex Diputado por el Distrito número 11. Entonces, ¿de qué se sorprenden? Pareciera que algunos de esos que hoy me atacan, son muy ignorantes o le gustan los peleles, esos que se dejan manejar por las opiniones de las Redes Sociales o al gusto de sus rabietas personales que, con derrota tras derrota, demuestran su falta de previsión y compromiso. Son los que quieren ganar sentados en un palco y con un ramazzotti en la mano.

         En la misma dirección anterior, insisto en invitarlos a UNIRSE, bajo ideas y principios, no bajo fugaces liderazgos. Los invito a UNIRSE, para mejorar lo que nos ofrece un sistema político con el cual solo concordamos en algunas acciones aisladas y de sentido común. Los invito a UNIRSE, para ser creativos e ir más allá de lo que nos ofrecen desgastados políticos que se venden al mejor postor. Los invito a UNIRSE respetando nuestras legitimas diferencias, sin pretender o creer que uno es mejor que el otro. Todos son valiosos. Los invito a UNIRSE, rescatando lo mejor de cada proposición política existente, venga de donde venga. Los invito a UNIRSE, aceptando nuestras diversidades étnicas, culturales y geográficas. Los invito a UNIRSE para rescatar nuestra historia, nuestras tradiciones y nuestra chilenidad. Los invito a UNIRSE detrás del necesario y valioso liderazgo de nuestras mujeres chilenas. Los invito a UNIRSE, bajo un Estado Unitario que no acepte la existencia de un Estado dentro de otro Estado y menos promueva, al igual que los nazis en su época, la existencia de un lebensraum o la necesidad de contar con un espacio vital, solo para uso exclusivo de una etnia o pueblo originario. Un concepto geopolítico que solo produce odio, muerte, terrorismo y la justificación de todo tipo de atrocidades, para el uso y abuso de ese espacio en manos de una banda de criminales que no representa al pueblo mapuche. Tal como lo vimos en la reciente visita de la Ministra del Interior Izkia Siches a la localidad de Temucuicui, donde la Soberanía del Estado no es efectiva. Los invito a UNIRSE, para trabajar juntos y construir un fuerte lazo con los más necesitados. Finalmente, los invito a UNIRSE, respetando la DIGNIDAD y EQUIDAD de todos los ciudadanos de Chile.

         Para lograr lo anterior no existe otra fórmula legalmente válida que el voto en las urnas. La única forma de escoger y asegurar el Chile que queremos para el futuro de nuestros hijos. Las manifestaciones pacíficas, violentas o no violentas solo demuestran nuestra debilidad para agruparnos bajo un mismo objetivo, develando la falta de liderazgo compartido y la escasa capacidad convocatoria que merma y destruye el ánimo o la buena intención de los que siempre están dando la batalla.

          Los invito a sumar las decenas, por no decir cientos, de organizaciones y movimientos sociales y políticos, hoy existentes y, conservando sus identidades particulares, UNIRNOS bajo un solo gran objetivo: constituirnos en cientos, miles y millones de chilenos, dispuestos a recuperar la balanza, cuando su inclinación pretenda destruir los valores más sagrados de nuestra patria, como la familia, creencias, propiedad privada, estado de derecho, historia, soberanía, libertad de expresión, símbolos patrios y la certeza de un futuro para nuestro hijos en una nación independiente y libre. Un lugar, donde con respeto al medio ambiente, a nuestros adultos mayores, a nuestros niños y a nosotros mismos, podamos sentirnos orgullosos de ser chilenos.

         Lo único seguro que tenemos hoy es un futuro inmediato totalmente incierto. Faltas de certezas que no nos pueden paralizar porque nuestros adversarios políticos siguen avanzando y ganando espacios en la arena política. Hoy, más que nunca, debemos ponernos de pie, dar sombra en la vertical y prepararnos UNIDOS para cualquier escenario que se nos presente. Con o sin Congreso. Con o sin nueva Constitución, Con o sin este Gobierno. No podemos improvisar. Solo logrando la UNIDAD seremos una fuerza política imparable con la capacidad de tomar las riendas del destino de Chile. De lo contrario, ríndanse y sigan creyendo en los mismos de siempre. Esos que nos tienen como estamos. La libertad, una vez conquistada, hay que estar dispuesto a defenderla y hoy les presentamos una opción válida que deja afuera a los políticos. Deberán pasar muchos años, antes de volver a confiar en un político y para lo que queremos, no los necesitamos. Si algún día los necesitamos, nosotros impondremos las condiciones, sin arrastrarnos como baratas o golpeando puertas de indignos representantes del Bien Común. Esos que se acuerdan de sus seguidores y de sus promesas de campaña, solo para cada elección.

         El único gran sacrificio que le pediremos a quienes lideran esas importantes agrupaciones, es que nos escuchen, que cedan su cuota de poder o liderazgo en pos de liderazgo compartido y un objetivo superior para UNIRNOS bajo un solo gran Partido Político. Un Partido sin color político y en el que solo nuestra bandera nos una. La bandera de todos los chilenos. Les pedimos a esos líderes que utilicen toda su capacidad para impulsar esta idea y, una vez logrado el objetivo de constituirnos oficialmente en un Partido Político, los invitamos a participar en las votaciones populares, para elegir a nuestros futuros representantes. Los invito a soñar e imaginarse un Chile futuro, donde un solo Partido pueda UNIR a los que amamos nuestra Patria. Seremos millones de ciudadanos dando un ejemplo de civilidad y de UNIÓN ante quienes una y otra vez, han traicionado a Chile y sus ciudadanos: los políticos.

         Pronto les presentaremos nuestra Declaración de Principios, cuyas ideas de fuerza ya fueron expresadas en estas líneas. También les presentaremos un estricto código de ética que nos permita avanzar sin ruido, sin groserías, sin expresiones grandilocuentes, sin amenazas ni violencia. Junto con ello, los invitaremos a la inauguración de nuestra página WEB y fijaremos una fecha tentativa para la firma notarial de la constitución de este nuevo Partido Político, cuyo nombre –aunque es importante para nuestra identidad y sentido de pertenencia– no es la prioridad en este momento.

 

UNIDOS EN LA EQUIDAD Y DIGNIDAD DE TODOS LOS CIUDADANOS

 

Christian Slater Escanilla

x