Conecte con nosotros

The Times en Español

The Times en Español

Opinión

“La voz política del Evangelio como dialogo con la sociedad” Por Andrés Contreras Opazo

Esta Nota fue Leída 12,443 views

     Siempre es bueno analizar, observar e investigar continuamente la importancia que tiene el fenómeno religioso para la sociedad de una nación, el de como las caracterizaciones y parámetros que se ligan a lo religioso, puede impactar la vida integral de cada ciudadano. Bajo esta mirada se puede dar a conocer que la teología, se ha esforzado por acercar el quehacer teológico y la significación de lo divino al bien común de la humanidad, es decir, la teología ha querido buscar una cristología que se acerque a todas las vulnerabilidades y subjetividades propias que anidan al interior de una nación, y de cómo estas pueden entrar en dialogo con lo que promulga en este caso el Evangelio de Jesús el Cristo.

     Esta búsqueda de correlacionar en dialogo la praxis del Evangelio con la sociedad, abre la posibilidad de hermenéuticamente obtener las mayores y mejores interpretaciones de la reserva de sentido de los textos bíblicos, y llevarlos a dialogar con lo que existe en sociedad, y darse cuenta que el objetivo teleológico de un texto abarca las áreas social, económica y política de un ciudadano, es decir, impactan la vida integral de la persona. Por eso siempre será bueno tener muy en cuenta el contexto del texto bíblico. Por consiguiente, es posible-desde la teología política-analizar a un Jesús que se preocupa por la sociedad y por los más vulnerables, sobre todo las clases populares, y observar de esta forma, que las consecuencias de la praxis del Evangelio, apuntan a que-desde el bien común-exista vida abundante en lo que es economía para cada persona, es decir, el Evangelio no solo se queda en la esfera espiritual o religiosa, muy por el contrario, se abre a dialogar con lo que la sociedad entrega en temas sociales, económicos y políticos. El filósofo Paul Ricouer afirma: “Quizá la misteriosa estructura de la política sea consecuencia de esta estructura desequilibrada; sin duda, a todos nos gustaría que el poder emanara del deseo de vivir en comunidad” (Ricouer, 2003, p. 139)

     Y este dialogo, no es solo con la sociedad civil de un país, es también un dialogo inclusivo, abierto y fraterno con otras religiones, espiritualidades y creencias, con lo que es el “otro” en referencia a la alteridad y otredad. Así entonces, en esta holística comunión, se pueda hacer notar y destacar también lo que la ética de Cristo propone y promulga para su intervención en la sociedad de cada nación. Por consiguiente, esta cristología estará abierta a buscar lo que es más justo y verdadero para un ciudadano, donde todas, todos y todes tengan un lugar y una voz al interior de la sociedad. Así entonces, el Evangelio siempre estará cercano a que la gente pueda volver a vivir en integridad, sin diferencias o límites de algún tipo, en un pleno equilibrio y armonía humana que se unifican desde este misterio de lo divino. El teólogo Hans de Witt afirma: “Se trata de la pregunta si nosotros mismos somos capaces de aceptar la alteridad del otro sin condiciones, sin que se tenga que adaptar a nuestras condiciones y deseos” (De Witt, 2010, p. 144).

     Entonces el accionar político de la praxis de Jesús en los Evangelios, tiene que ver mucho con el bien común, con la libertad, con una holística posibilidad de que la sociedad viva en integridad, en justicia y en verdad. Por eso es que esta ética de Cristo perfectamente se puede tensionar dialécticamente con los derechos humanos, ya que ambas realidades ponen al prójimo por delante, a aquel que esta próximo o cercano. Por consiguiente, se puede decir entonces que, desde la teología de los Evangelios, se puede observar y analizar la política de Jesús llena de misericordia, es decir, con una apertura a que nadie quede afuera de los beneficios que entrega cada nación para el desarrollo y progreso de la misma. Así entonces, la política de Jesús se muestra como integral y desafiante ante los grandes poderes que habitan una nación. Por eso se puede afirmar que “Hablar de prójimo es preguntarse por cómo construir la sociedad, es entender la pluralidad de mundos existentes y la pluralidad de personas diversas que habitan un mismo territorio” (Contreras, 2020, p. 43).

     Se puede concluir, que no se puede hacer ciencia teológica bíblica si no se tiene en cuenta el parámetro de investigación económica, y de cómo este influye al interior de la sociedad. Por eso es que la praxis de Jesús apuntaba mucho a dar economía a las aldeas de Galilea, y esto también se puede analizar en nuestro tiempo, donde el accionar del Evangelio se haga realidad, y llegue y abunde economía para toda la sociedad de una nación. Además, donde las políticas públicas sean la real y verdadera importancia que debe tener una nación, así entonces, poder bajar los índices de desigualdad y de pobreza multidimensional. El sociólogo Alberto Mayol afirma: “En algún momento la disputa por las políticas públicas exigiría una filosofía general, una definición orientadora. Y en ese momento aparecería la necesidad de disputar el territorio de lo público” (Mayol & Ahumada, 2015, p. 181).

     Así entonces, la voz política del Evangelio es una voz que se acerca a dialogar con todas las esferas políticas, teniendo siempre muy en cuenta que la política es democracia, bien común y superación de la pobreza. Finalmente, si Jesús es simbolización de justicia, entonces habría que rescatar y valorar la información contextual de los Evangelios, para aplicarlos intersubjetivamente en la sociedad de cualquier nación.

Por Andrés Contreras Opazo

 

Biografía del Autor: Magister en Educación Superior mención Pedagogía Universitaria, Postítulo en Innovación y Creatividad Educativa, Bachiller en Teología, Diplomado en Teología, Diplomado en Políticas Públicas y Territorio, Diplomado en Pedagogía Universitaria, Diplomado Formación Pedagógica en Educación Superior, Licenciado en Educación, Profesor de Música.

Afiliación Institucional: Pertenece a la Fraternidad Teológica Latinoamericana y al Foro Latinoamericano de Educación Musical Fladem Chile.

 

 

Bibliografía

Contreras Opazo, A. (2020). El prójimo como lugar teológico cultural. Cuadernos Judaicos, (37), 40-47.doi: 10.5354/0718-8749.2020.60570

De Witt, H. (2010). Por un solo gesto de amor: Lectura de la Biblia desde una practica intercultural. Buenos Aires: Instituto Universitario ISEDET.

Mayol, A. & Ahumada, J. (2015). Economía política del fracaso: La falsa modernización del modelo neoliberal. Santiago: Ediciones y Publicaciones El buen aire, S.A.

Ricouer, P. (2003). Critica y convicción. Madrid: Editorial Síntesis, S.A.

Esta Nota fue Leída 12,443 views

Para seguir leyendo esta noticia en " The Times en Español " Haz click Aquí
Anuncio
Para La Parte Superior

x