The news is by your side.
 logo-google-new

Estados y China: 56 aviones de combate entran a territorio peligroso por Taiwán

Frente al sur de Taiwán, volaron 25 aviones de combate y bombarderos chinos, en formaciones amenazantes, en el Día Nacional de China, que se conmemora el 1 de octubre.

Este poderío militar continuó los siguientes días y se disparó a las cifras más altas de la historia el lunes 4, cuando 56 aviones de combate probaron las asediadas defensas aéreas de Taiwán, informa el periódico The New York Times.

 

Mientras que Estados Unidos advirtió a China que su “actividad militar provocativa” socavaba “la paz y la estabilidad de la región”.

China no se acobardó. Cuando un controlador de tráfico aéreo de combate taiwanés comunicó por radio a un avión chino, el piloto desestimó el desafío con una obscenidad que involucraba a la madre del oficial”, se lee en el reporte del diario estadounidense.

 

Luego de resistir las demandas de unificación de los gobernantes comunistas de China durante más de 70 años, Taiwán se encuentra ahora en el centro de la discordia entre China y Estados Unidos.

Por primera vez, el poderío militar de China ha hecho concebible una conquista de Taiwán. En tanto, Estados Unidos quiere frustrar cualquier invasión, pero ha visto cómo su dominio militar en Asia se erosiona constantemente.

 

El líder chino, Xi Jinping, ahora preside lo que posiblemente sea el Ejército más potente del país en la historia. SegúnNYT, algunos argumentan que Xi, quien ha preparado el escenario para gobernar por un tercer mandato a partir de 2022, podría sentirse obligado a conquistar Taiwán para coronar su era en el poder.

“La independencia de Taiwán es una grave amenaza al acecho para el rejuvenecimiento nacional. China quería la unificación pacífica, pero nadie debe subestimar la determinación incondicional, la voluntad firme y la capacidad poderosa del pueblo chino para defender la soberanía nacional y la integridad territorial”, expresó Xi este sábado.

Estados Unidos creía que podía mantener bajo control las ambiciones chinas, pero la superioridad militar que mantuvo durante mucho tiempo puede no ser suficiente. Cuando el Pentágono organizó ejercicios de guerra en octubre de 2020, un “equipo azul” estadounidense luchó contra el nuevo armamento chino en una batalla simulada sobre Taiwán.

Muchos funcionarios chinos, incluido el líder del gigante asiático, consideran que el poder estadounidense ha flaqueado. Los fracasos de Estados Unidos con la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2 y sus trastornos políticos han reforzado esos puntos de vista.

 

Las provocaciones militares de China han reforzado el apoyo político a la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, quien ha tratado de forjar lazos con países cada vez más cautelosos con China.

El NYT señala en su texto que desde que asumió el cargo en enero, el presidente Joe Biden ha intensificado el apoyo a Taiwán, continuando los movimientos realizados bajo el exmandatario Donald Trump.

“Los buques de guerra estadounidenses navegaron a través del Estrecho de Taiwán ocho veces en los primeros ocho meses del año. La Administración aprobó una nueva venta de armas en agosto por valor de unos 750 millones de dólares. Desde al menos el año pasado, pequeños equipos de tropas estadounidenses, incluidos infantes de marina y fuerzas especiales del Ejército, han realizado sesiones de entrenamiento con el Ejército taiwanés”, se desprende del reporte del diario estadounidense.

 

Taiwán no se doblegará ante China, afirma presidenta

Taiwán seguirá reforzando sus defensas para asegurarse que nadie pueda obligarlo a aceptar el camino que China ha trazado y que no ofrece ni libertad ni democracia, afirmó este domingo su presidenta, Tsai Ing-wen.

Taiwán, un territorio que China reclama como propio, se ha visto sometido a una creciente presión militar y política para aceptar el gobierno de Pekín, incluidas las repetidas misiones de la fuerza aérea china en la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán.

 

Al dirigirse a una manifestación en el Día Nacional, Tsai expresó que espera que las tensiones a lo largo del Estrecho de Taiwán se aliviaran y reiteró que Taiwán no “actuará precipitadamente”.

“Pero no debería haber absolutamente ninguna ilusión de que el pueblo taiwanés cederá ante la presión”, sostuvo en su discurso. “Continuaremos reforzando nuestra defensa nacional y demostrando nuestra determinación de defendernos para asegurar que nadie pueda obligar a Taiwán a tomar el camino que China nos ha trazado”.

“Esto se debe a que el camino que ha trazado China no ofrece ni una forma de vida libre y democrática para Taiwán, ni soberanía para nuestros 23 millones de habitantes“, agregó.

China ha ofrecido a Taiwán un modelo de autonomía de “un país, dos sistemas”, muy parecido a lo que usa con Hong Kong, pero los principales partidos taiwaneses lo han rechazado, especialmente después de la represión de Pekín en la excolonia británica.

Tsai repitió una oferta para hablar con China sobre la base de la paridad, pero Pekín respondió diciendo que el país debe “reunificarse” y que la búsqueda de la independencia cierra la puerta a las conversaciones.

“Este discurso defendió la independencia de Taiwán, incitó a la confrontación (…) y distorsionó los hechos”, indicó la Oficina de Asuntos de Taiwán de China.

Pekín se ha negado a tratar con Tsai y dice que la funcionaria es una separatista que se niega a reconocer que Taiwán es parte de “una sola China”.

Tsai señala que Taiwán es un país independiente llamado República de China, su nombre formal, y que no comprometerá la defensa de su soberanía o libertad.

Tsai advirtió que la situación de Taiwán es “más compleja y fluida que en cualquier otro momento de los últimos 72 años”, y que la presencia militar rutinaria de China en la zona de defensa aérea de Taiwán ha afectado seriamente la seguridad nacional y la seguridad de la aviación.

 

Con Información The New York Times y Reuters
¿Encontraste algún error? Avísanos

Esta Nota fue Leída 3.471 Veces