Noticias para el Mundo Latino

Brasil: Camioneros pro Bolsonaro bloquean carreteras

Camioneros que respaldan al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, bloquearon diversas carreteras del país para exigir la destitución de los jueces del Supremo, ya reclamada un día antes en masivas protestas de la ultraderecha.

Según la Policía de Carreteras, los bloqueos ocurrieron en al menos 14 de los 27 estados del país y los manifestantes, además de exigir la destitución de los once magistrados de la Corte Suprema, también clamaban en algunos casos por la “disolución” del Congreso y una rebaja de los precios de los combustibles.

La información oficial dice que los bloqueos ocurrían en “117 puntos”, aunque con diversa intensidad. En algunos casos eran solo “concentraciones de personas” y en otros se habían registrado unos “bloqueos totales o parciales” de las carreteras.

Carvalho representa a Marcos Antonio Pereira, un camionero bolsonarista buscado por la Policía y que en los últimos dos días ha instado a una huelga de transportistas.

En un video difundido en redes sociales, el fugitivo, conocido como Ze Trovao, avisó que el movimiento en las carreteras se agudizará a partir de las primeras horas del jueves.

 

“Ahora es para bloquear todo. A partir de mañana solamente pasan ambulancias, remedios y oxígeno. Nada más”, declaró Trovao, quien aseguró que la Corte Suprema “está jugando con la democracia”.

La crisis política e institucional que vive Brasil se agudizó este martes, cuando con ocasión del Día de la Independencia miles de personas tomaron las calles de diversas ciudades del país alentadas por Bolsonaro y la ultraderecha que apoya a su gobierno

Las mayores protestas estuviera dirigidas contra el Parlamento y el Supremo, a los que el bolsonarismo acusa de “obstaculizar” al gobierno.

El propio mandatario encabezó las manifestaciones en Brasilia y Sao Paulo, donde llegó a instar a sus seguidores a “desobedecer” algunas de las sentencias del Supremo.

Esa declaración fue repudiada por todos los partidos políticos, el Congreso y la Corte Suprema, cuyo presidente, Luiz Fux, aseguró que “nadie cerrará” ese tribunal y advirtió de que el incumplimiento de sentencias es un “delito” que, en el caso de Bolsonaro, pudiera llevar a la destitución.

 

Bolsonaro amenaza al Tribunal Supremo durante masiva manifestación de la ultraderecha

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, encabezó el martes, cuando se celebra el Día de la Independencia, una multitudinaria manifestación convocada en defensa de la “libertad” pero en la que sobresalieron demandas con tintes antidemocráticos.

Durante su discurso ante miles de personas en Brasilia, Bolsonaro volvió a amenazar al Tribunal Supremo, quien ha abierto una investigación contra el mandatario sobre difusión de noticias falsas y amenazas a la democracia que ya ha llevado a la cárcel a numerosos activistas de ultraderecha.

 

“No podemos aceptar más prisiones políticas en nuestro Brasil. O el jefe de ese poder encuadra a los suyos o ese poder puede sufrir aquello que nosotros no queremos”, afirmó el mandatario ante sus seguidores, sin especificar exactamente las supuestas represalias.

“No queremos pelear con ningún poder, pero no podemos admitir que una persona turbe nuestra democracia y ponga en riesgo nuestra libertad”, agregó en una referencia velada al magistrado Alexandre de Moraes, con el que se ha enemistado en el marco de un grave conflicto institucional.

 

El mandatario sobrevoló en helicóptero, acompañado de algunos ministros, la región donde se concentraban miles de manifestantes en Brasilia, y posteriormente se desplazó en coche por la Explanada de los Ministerios, avenida donde se concentran las sedes de los tres poderes.

Los participantes, vestidos con camisas y banderas verdes y amarilla, los colores de Brasil, sostenían pancartas en las que pedían, entre otros asuntos, la destitución de los magistrados del Supremo e incluso una intervención militar.

Las protestas de este martes se producen en medio de las crecientes tensiones políticas y sociales en Brasil, agudizadas ahora por la desconfianza sembrada por Bolsonaro en el sistema electrónico de votación que Brasil adoptó en 1996, que desde entonces no ha sido objeto de una sola denuncia de fraude, pero que según el mandatario propicia las trampas.

Coinciden, además, con la caída en picado de la aprobación del mandatario, que llega hoy a un escaso 25 % de los brasileños, acentuada por la crisis económica y sanitaria que azota el país.

 

Con Información de Agencia EFE
¿Encontraste algún error? Avísanos

Esta Nota fue Leída 6.943 Veces

 logo-google-new
Comentarios
Loading...

x