Conecte con nosotros
The Times en Español

The Times en Español

Presidente de Afganistán

Mundo

Presidente de Afganistán abandona el país después de la entrada de los talibanes en Kabul

La insurgencia islamista ha entrado en Kabul, la capital, donde la embajada de Estados Unidos está reportando disparos y enfrentamientos en el aeropuerto de la ciudad, única vía de escape del país.

Un país sin presidente. El mandatario de Afganistán, Ashraf Ghani, abandonó Kabul ante el asedio irreversible del grupo Talibán. Lo confirmó el presidente del Alto Consejo para la Reconciliación Nacional, Abdullah Abdullah.

La huida de Ghani coincide con la entrada de los talibanes a la capital después de cercar la ciudad durante horas. Así, se confirma la caída de Afganistán en manos de los insurgentes islamistas, que regresan a Kabul después de 20 años de guerra.

En una publicación en Facebook horas después del anuncio de su partida, Ghani justificó su marcha para evitar «un baño de sangre» en la ciudad. «Me encontré con una dura elección: enfrentarme a los talibanes armados que querían entrar en el palacio o salir de mi querido país», explicó.

Son las primeras palabras del político desde que dejó Kabul. «Los talibanes han ganado (…) y ahora son responsables de proteger el honor y la riqueza de los afganos», agregó.

No reveló su paradero, aunque un reporte de la agencia Reuters informa de que Ghani podría estar en Tajikistán, citando a fuentes del Ministerio del Interior.

Los talibanes entran en Kabul

Los insurgentes entraron a la capital afgana y aseguran que controlan once distritos de la ciudad. Inicialmente, habían dicho que esperarían en las afueras a que el Gobierno cediera y les entregara el poder.

Sin embargo, un portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, aseguró que habían ordenado la entrada de los guerrilleros talibanes a Kabul para impedir los saqueos después de que las fuerzas de seguridad del Gobierno afgano abandonaran sus puestos. «Para evitar actos de saqueo en Kabul y que los oportunistas no hagan daño a la gente, el Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) ordenó a sus fuerzas entrar en las áreas de Kabul de donde salió el enemigo», aseguraron los talibanes en un comunicado.

Los talibanes han insistido en su voluntad de entrar «pacíficamente» en Kabul. «La vida, la propiedad y la dignidad de nadie se verán dañadas y las vidas de los ciudadanos de Kabul no estarán en peligro», dijeron los insurgentes en una declaración hecha pública.

Sin embargo, a su llegada a la ciudad se registraron algunos enfrentamientos que dejaron al menos a cuarenta personas heridas.

Con su presencia dentro de la ciudad confirmada, también se confirma la victoria de una ofensiva relámpago que los ha llevado a conquistar decenas de ciudades en tan solo diez días. Su avance coincide con la retirada de las tropas extranjeras, de Estados Unidos y de la OTAN, que permanecieron veinte años en suelo afgano con el objetivo de estabilizar el país.

El aeropuerto de Kabul, la única vía de escape

A pesar de las promesas hechas por los talibanes en cuanto a la transición pacifica y el respeto a todas las personas, son muchos los que temen por su futuro inmediato debido a sus relaciones con el Gobierno hasta ahora vigente. La capital afgana está colapsada de vehículos que tratan de llegar al aeropuerto para salir del país, igual que los pasos fronterizos con países vecinos. Muchas de estas personas incluso abandonaron sus coches para caminar hacia las terminales.

Los ciudadanos y diplomáticos estadounidenses que siguen en la capital fueron trasladados al aeropuerto con helicópteros para dejar el país. El secretario de Estado Antony Blinken confirmó que se había podido movilizar a todo el personal y que se encontraban a salvo.

Sin embargo, los últimos reportes de la embajada de Estados Unidos apuntan a que se están produciendo enfrentamientos en el aeropuerto. Se desconoce la gravedad e intensidad de estos choques armados.

«La situación de seguridad en Kabul está cambiando rápidamente, incluso en el aeropuerto. Hay informes de que el aeropuerto se incendió; por lo tanto, estamos instruyendo a los ciudadanos estadounidenses que se refugien en el lugar», dijo una alerta de seguridad de la embajada de Estados Unidos recogida por la agencia Reuters.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró que la alianza está ayudando a coordinar la evacuación y el funcionamiento del aeropuerto, que está cerrado a vuelos civiles y solo permite vuelos militares.

Unos 5.000 soldados estadounidenses, que volvieron a Afganistán especialmente para ayudar a evacuar sus conciudadanos, protegen el aeropuerto, que actualmente es la única zona de la ciudad a resguardo de los talibanes. Además, es la única salida, ya que Kabul se encuentra rodeada por los insurgentes.

Alemania y Francia, entre otros países, anunciaron el envío de aviones militares para evacuar a sus ciudadanos. Canadá aseguró que todo su personal diplomático ha salido del país.

 

La llegada de los talibanes inspira miedo a miles de ciudadanos

Todos aquellos periodistas, activistas políticos, policías o militares que en un pasado lucharon contra los talibanes ahora temen especialmente por su vida. A esto hay que sumar que las noticias que llegan de personas que huyen de provincias bajo el control talibán no son muy esperanzadoras.

Muchas de las calles de Kabul son un campo de desplazados internos de otras provincias que huyeron de sus casas para no enfrentarse al ejército talibán. Estas personas acudieron a la capital consciente de que era la última opción que tenían de evitar el poder islamista y con las esperanzas de que se resistiera varios meses más. En parques de la ciudad se han instalado campamentos provisionales donde miles de personas viven hacinados con lo mínimo.

La salida de Estados Unidos del país estaba prevista para antes del 31 de agosto, pero se ha precipitado de una forma que nadie esperaba, algo que ha puesto en peligro la seguridad de varios de sus funcionarios. Durante las últimas horas se habilitaron contenedores para incinerar todos los documentos de la embajada con el objetivo de dar la menos información posible a los talibanes.

La situación hace temer que se desate una crisis de refugiados de forma inminente, aunque los líderes talibanes han reiterado que todas las personas serán “perdonadas” y que su intención es que los afganos vivan en Afganistán.

Con AP, Reuters y EFE

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia

¿Encontraste algún error? Avísanos

Esta Nota fue Leída 10.105 Veces

 logo-google-new
logo-google-new
Para La Parte Superior

x