The news is by your side.
 logo-google-new

Casen: Casi 11 de cada 100 chilenos se encuentran en la pobreza por sus bajos ingresos, mientras que la desigualdad aumentó

La Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) en Pandemia, realizada por el Gobierno a través del Ministerio de Desarrollo Social, reveló que -por primera vez en 20 años- en Chile aumentó la pobreza, en línea con la crisis económica que causó la propagación del coronavirus.

El análisis detalló que 10,8% de la población se encuentra en situación de pobreza, lo que equivale a 2.112.185 personas.

De ellas, 1.280.953 califican como “pobres no extremos”; y 831.232 como “pobres extremos”.

 

El estudio reflejó que por los efectos de la pandemia de Covid-19 sobre la economía, la pobreza aumentó dos puntos porcentuales en comparación con los resultados de la encuesta precedente, de 2017.

Ello se traduce en que actualmente el 4,3 por ciento de la población, 831 mil 232 personas, se encuentran en la pobreza extrema por la insuficiencia de sus ingresos, mientras que un millón 280 mil 953 (6,6 por ciento) aparecen como ‘pobres no extremos’.

Al analizar esa situación por zonas, se aprecia un aumento de tres por ciento en la pobreza en las áreas urbanas y una disminución en 2,7 en las rurales con respecto a 2017, pero la pobreza extrema refleja un incremento tanto en las ciudades como en el campo.

Igualmente el sondeo mostró un desequilibrio por regiones, pues mientras las de Magallanes, Aysén y Metropolitana, en ese orden, muestran índices por debajo del promedio nacional, las de Tarapacá, Ñuble, Biobío y La Araucanía lo sobrepasan, con esta última con la mayor pobreza (17,4). En cuanto a la distribución de ingresos la Casen confirmó las profundas desigualdades existentes en Chile, pues el 20 por ciento de los hogares con mayores ingresos recibió en ese lapso 35 veces más recursos que el 20 por ciento de las familias más pobres.

Esto, indica el sondeo, constituye la cifra más alta registrada, y supera el récord impuesto en 1994, cuando la diferencia era de 13,8 veces.

Pero la brecha se acentúa al examinar los hogares de más altos ingresos, que muestran entradas 416,6 veces superiores a los del trabajo percibido por los de menores remuneraciones, lo que también constituyó un máximo histórico.

¿Encontraste algún error? Avísanos

Esta Nota fue Leída 6.974 Veces