The news is by your side.
 logo-google-new

Sebastián Piñera se refirió al proceso de redacción de la nueva Carta Magna «una Constitución nunca debe partir de cero.

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, se refirió al proceso de redacción de la nueva Constitución y anunció que convocará a los 155 convencionales -escogidos en las elecciones del 15 y 16 de mayo- a partir de la próxima semana.

El Mandatario empezó aclarando que «una Constitución nunca debe partir de cero. Debe recoger siempre los aportes de las generaciones pasadas, la voluntad de las generaciones presentes y las esperanzas de las generaciones futuras. Una Constitución debe recoger las tradiciones republicanas de la nación y los valores y principios de la ciudadanía».

En esa línea, Piñera indicó que «en los próximos días convocaré a la instalación de la Convención Constituyente paritaria y con representación de nuestros pueblos originarios. A partir de ese día, los 155 convencionales tendrán la noble misión de acordar y proponer una nueva Constitución para Chile que nos permita renovar nuestro pacto social, la que deberá ser ratificada mediante un plebiscito. En el ejercicio de sus facultades, esta Convención debe respetar rigurosamente los límites y reglas de su mandato».

Además, el Gobernante hizo un llamado a llegar a acuerdos durante la construcción de la Carta Magna: «Solo será posible si estamos dispuestos a dialogar y escucharnos entre todos y a abandonar la política de las trincheras (…) Esta Convención Constituyente es autónoma e independiente. Seremos respetuosos de la libre deliberación de sus miembros. Este proceso también es una invitación para que juntos pensemos en el Chile que queremos».

En ese contexto, Piñera explicó que «como ciudadano pienso que en nuestro país deben estar garantizados derechos fundamentales, como el derecho a la vida, incluyendo al que está por nacer, el derecho a una salud y educación de calidad, el derecho a un barrio y vivienda digna, el derecho al trabajo, la previsión social y a la propiedad, y el derecho esencial de acceder al agua».

«También pienso que se deben garantizar libertades esenciales, como la libertad de opinión y expresión, la libertad de culto y religión, la libertad de asociación, la libertad de innovar y emprender, y la libertad de elegir en áreas tan fundamentales como la salud de nuestras familias y la educación de nuestros hijos. También se deben proteger igualdades esenciales como la igualdad ante la ley, la igualdad de oportunidades, la igualdad de género y la igualdad en dignidad, derechos y deberes de todos los ciudadanos», agregó.

Por ello, el jefe de Estado declaró que «el Chile que queremos debe velar no solo por las equidades verticales, que se miden por diferencias de ingreso, sino que también por las equidades horizontales, que se miden por las desigualdades de trato y de dignidad».

«Además, debemos resguardar principios esenciales como el respeto a los derechos humanos de todos, y también valores como la paz social, la condena a la violencia, la inclusión, la solidaridad, y la protección de la naturaleza», cerró.

Desafíos a futuro

Finalmente, el Presidente hizo una solicitud a enfrentar los «desafíos y problemas urgentes» que aparecerán más allá de su mandato, de los cuales destacó tres

«Primero, el rápido envejecimiento de nuestra población, que no sólo exige mejorar las pensiones, sino también mejorar la integración y calidad de vida de los adultos mayores. Este desafío exige repensar y rediseñar muchos mundos, como el mundo de la salud y educación, el mundo de la cultura, el deporte y la recreación y el mundo del trabajo y las ciudades», indicó.

«Segundo, la crisis climática. Chile y los chilenos tenemos muy claro nuestros compromisos y responsabilidades. Por eso estamos comprometidos con hacer nuestro aporte y transformar a Chile en un país Carbono Neutral antes del año 2050 y cumplir nuestros compromisos con el Acuerdo de Paris y acuerdos posteriores», agregó.

En esa línea, Piñera detalló que «para Chile el desafío ambiental constituye un problema y también una oportunidad. Además de nuestro enorme potencial en energías limpias y renovables, como la energía del sol, el viento, la tierra y el mar, tenemos también un gran potencial para transformarnos en un eficiente productor mundial de Hidrógeno Verde, un combustible limpio y renovable, que podemos producir con agua y energía limpia, y que puede superar a la minería como generador de empleos, riquezas, oportunidades y exportaciones para Chile».

Para concluir, el Gobernante destacó que «un tercer desafío es la Revolución Digital y la Sociedad del Conocimiento y la Información, que ya están cambiando nuestras vidas en todos los ámbitos del quehacer humano, incluyendo la forma en que trabajamos, emprendemos y nos comunicamos. También están cambiando la manera en que accedemos a la educación, la cultura y la salud, y la forma en que vivimos en nuestros hogares, ciudades y sociedad. En síntesis, está y seguirá cambiando radicalmente la forma en que vivimos nuestras vidas».

«No tenemos más opciones que ser parte y aprovechar las oportunidades de esta revolución, que deben ser inclusivas y llegar a todos los chilenos. También es fundamental proteger de estos cambios nuestras libertades, nuestra identidad, nuestra privacidad e incluso, nuestros derechos de conciencia y neuronales», complementó.

En esa línea, Piñera destacó que «la pandemia y la revolución digital han estado íntimamente ligadas. Cuesta imaginarse cómo lo habríamos hecho sin contar con avances tan recientes como la Comisaría Virtual, Chile Atiende o el Hospital Digital. O sin las tecnologías que han hecho posible el teletrabajo, la educación a distancia, las reuniones virtuales o el comercio electrónico. Por otra parte, la pandemia aceleró el desarrollo y utilización de las tecnologías y aplicaciones de la revolución tecnológica».

¿Encontraste algún error? Avísanos

Esta Nota fue Leída 3.378 Veces

Comentarios
Loading...