Noticias para el Mundo Latino

Isla de enfrentamientos: Voces en Rapa Nui abordan el conflicto social, el rol del Gobierno y la crisis sanitaria

Agencia Uno

Ad portas de terminarse, abril fue considerado -por los Rapa Nui- como uno de los meses más intensos para Isla

Aunque el territorio insular se mantenga sin casos activos de COVID-19, de igual forma resiente el año que cumple la emergencia sanitaria en el país. Ya sea que los aplausos se los lleve el Gobierno, el alcalde o incluso la comunidad, Isla de Rapa Nui  -lejos de sentir alivio- hoy se encuentra en un punto de ebullición.

El último y más grave incidente se produjo hace unos días, cuando un grupo de diez mujeres se tomaron el aeropuerto territorial, emplazando a las autoridades a detener los atropellos causados por una ley de alcance local: la de Residencia y Migración.

El levantamiento fue por el incumplimiento de las autoridades. Se dijo que no iba a entrar gente que no fuera estrictamente necesaria y que en el vuelo de Latam solo venían pacientes rapanui dados de alta en el continente, o con vínculos acá, o residentes varados allá. Pero trajeron a maestros de la construcción de una empresa privada”, explica Ruty Pakomio, vocera de la Nación Maohi Rapa Nui Ngavi’e, una agrupación local conformada principalmente por mujeres de la isla, que busca evitar nuevos contagios en la isla.

El candidato a la reelección por la alcaldía, Pedro Edmunds Paoa, interpretó este descontento generalizado y -aunque no compartió la vía insurrecta y violenta- emplazó al Presidente Piñera, a quien tildó de esquizofrénico y responsable de la crisis: “Salvo la buena gestión que ha tenido el presidente Piñera, por ser un buen comerciante y adquirir las vacunas, es lo único positivo que yo puedo comentar a nivel país”.

En entrevista con The Times en Español, la histórica autoridad local aseveró que la amenaza de entropía (falta de recursos) es responsabilidad del Ejecutivo: “El año pasado llegaron 300 hediondas cajas, que duraban con suerte 20 días, y eso fue toda la ayuda que nos entregó el Gobierno. Por eso no creo en los anuncios que se hacen”.

A juicio del ex DC -y hoy miembro del PRO- la situación es mucho más compleja: “Tenemos mucha gente que está sin trabajo. Al cerrar el turismo -que es nuestra única economía- todos los hoteles, restoranes, minimarkets, músicos y artistas… todo se fue al piso”.

El saldo que deja este cierre preventivo de fronteras es dantesco: “Todas esas personas están viviendo una situación calamitosa, con mucha precariedad en recursos. Salvo nosotros, los oriundos de la isla con costumbres de sobrevivencia, el resto de personas que ha venido a vivir y trabajar está viviendo una situación realmente paupérrima”.

Además, Edmunds enfatizó en que “La realidad jurídica de la isla es distinta, porque ahí nada se tributa. Al no existir pago de impuestos, la gente no tiene cambios en sus ingreso y eso se traduce en que nuestra gente queda impedida de acceder a ciertos beneficios, tales como los Fogape, préstamos solidarios o incluso lo bonos rimbombantes del gobierno. ¡Aquí nadie califica!”.

Para revertir la crisis social, el postulante a la alcaldía asegura que han sacrificado los recursos propios municipales. A partir de ello “Hoy tenemos muy pocos recursos y aun así decidimos crear el programa pro-empleo. Y así fue que en 2020 el municipio destinó todos sus recursos para ayudas sociales, manteniendo con ello a mil doscientas personas empleadas”.

Consultado por las protestas y la emergencia de focos de efervescencia social, Edmunds distinguió el cruce de posturas: “Respecto a la amenaza de Latam, es sabido que parte del aeropuerto sufrió un alunizaje por parte de un grupo pequeño de Rapa Nui en reclamo contra la Ley de Residencia/Migración. Ellos tienen razón en su reclamo, pero toda la Isla repudió la forma, es decir, llevando el conflicto al ejercicio de la violencia. ¡La empresa Latam culpa no tiene!”.

Finalmente, sobre las acusaciones de abandono estatal ante la Isla, el progresista fundó sus apreciaciones, enumerando las instancias en que ha solicitado apoyo estructural para garantizar la entrega de beneficios: “Hemos enviado oficios solicitando ajustes del municipio, los cuales se nos han negado. Hemos solicitado un subsidio al avión que semana a semana nos trae las necesidades básicas de la gente, tampoco han respondido. Hemos solicitado subsidios para asegurar la llegada de alimentos básicos a la isla. Eso te indica que el Estado no está interesado en llegar a la isla”.

No obstante lo anterior, voces en territorio insular advierten que el candidato es también motor del problema.

Uno de sus interpeladores es el concejal (UDI) Julio Araki Tepano, quien negó tajantemente las críticas opositoras: “Ese cuento de que el Gobierno no ha ayudado a la isla es mentira. Yo aseguro que Isla de Pascua ha sido la única parte de Chile que ha recibido más de lo que corresponde”.

Insistiendo en sus dichos, Araki describió la batería de medidas adoptadas por la administración de Sebastián Piñera: “Aquí se han inventado cosas que están fuera de lugar. El alcalde solo habla de plata y más plata. Él no quiere que la gente sepa lo que el Estado pone de plata en Isla de Pascua. De hecho, el gobierno envió 1.045 millones de pesos para mano de obra”.

Abordando también las manifestaciones sociales, el miembro del concejo municipal solidarizó con las demandas, mas no en la violencia reflejada en los actos de los últimos días: “Aquí no hay que echar la culpa al Estado. El alcalde fue el primero que corrompió la ley de Migración: trajo al pololo de su hija y otras personas más. La toma del aeropuerto fue única y exclusivamente por el alcalde, porque él hizo lo que quiso y ha hecho lo que ha querido. Y por eso yo siempre estuve con esa gente del aeropuerto en ese día que los apoyé. Comparto todo lo que ellos piden, pero no comparto la violencia”.

Sobre la situación de escasez, ausencia de víveres y artículos esenciales, Araki planteó las alternativas que, a su juicio, deben garantizarse para restaurar la paz social: “Aquí el tema es que no hay una entidad que regule los precios y cada uno cobra lo que quiere. Hay alternativas como el plátano o la guayaba que son plaga en la isla, pero si las personas quieren comer otra cosa, que paguen 7 mil pesos por el kilo de manzanas. Lo que el gobierno debiera hacer es subsidiar el transporte. Pero ahora con la toma del aeropuerto se anunció que va a haber subsidio para la isla, lo que ayudará a bajar los costos”.

Finalmente, manteniendo el fuego cruzado entre el oficialismo y la oposición, el militar lanzó sus dardos contra el alcalde: “Aquí no hay que echar la culpa al Estado. El alcalde fue el primero que corrompió la ley de Migración: trajo al pololo de su hija y otras personas más. Él fue quien trajo a su gente, y como no había pega esa misma gente empezó a enojarse. Por último, quiero dejar en claro una cosa: En la isla no hay desabastecimiento. Hay de todo,


Esta Nota fue Leída 20.397 Veces

logo-google-new

x