Noticias para el Mundo Latino

¡La censura del telefonazo! Magdalena Díaz llamó al jefe de «La Red» en Miami, para que restrinja su línea editorial

No es nuevo para nadie la forma en que los gobiernos ejercen presión en la prensa, con el objetivo de orientar las líneas editoriales hacia los grupos de poder. Así ocurrió con el denominado «Estallido Social«, cuando los canales de la televisión chilena se reunieron en La Moneda con el Jefe de Estado, lo que se tradujo en una cobertura del proceso desde la criminalización y la violencia enajenada.

Este no es el caso de La Red, canal que ha sabido interpretar las demandas de la ciudadanía, transformándose en la primera señal verdaderamente pluralista del país, donde no solo un empresario y un poblador tienen la misma vitrina, sino también todos los actores políticos: desde el más conservador, hasta el más anarquista.

En esa línea, Pauta Libre y Mentiras Verdaderas se han convertido en la voz del oprimido, denunciando las violaciones a los DD.HH. en la Dictadura y en los episodios de violencia estatal post 18 de octubre. Asimismo, destacadas y destacados periodistas como Alejandra Matus, José Antonio Neme, Eduardo Fuentes y Mónica González han abordado los casos de corrupción sin eufemismos, ganándose el corazón del ciudadano que ve en el «canal 4» una excepción a la regla de la TV basura.

Pero decir la verdad cuesta caro. Por ello, la estación ha sido blanco de la intolerancia de la derecha empresarial, esa que -a través de auspicios- logró homogeneizar una pantalla chica a su pinta.

La amenazante apuesta editorial, de esencia crítica, se transformó también en la enemiga del piñerismo, haciendo que los telefonazos vuelvan a ser necesarios para restringir su avance. En ese contexto, la exjefa de gabinete del Presidente, Magdalena Díaz, retomó su lugar en La Moneda, con el propósito de crear un relato sobre el «Legado» de Sebastián Piñera. Pero no contenta con eso, la trabajadora social aprovechó su estadía en Miami para contactar al dueño del canal La Red y exigir una moderación de los contenidos. 

Así lo informó el periodista Mirko Macari, quien sostuvo «la pollo Díaz, jefa de gabinete de Piñera, llamó a la propiedad del canal La Red, en Miami, para quejarse por los contenidos. La clásica presión por arriba y en la sombra».

La denuncia fue ratificada por Alejandra Matus, quien no ha tenido temor en enfrentarse al círculo de hierro de Chile Vamos. La periodista respondió a Macari, complementando que: «Ella es hija de Pedro Pablo Díaz, amigo del presidente».

La operación de censura de Díaz podría tener repercusiones en el tratamiento informativo de estos programas. Sin embargo, la trayectoria y prestigio de los equipos detrás de estos programas difícilmente cederá a la opresión; menos ahora que ha logrado marcar la pauta informativa del país, incrementar sustantivamente su sintonía y fidelizar a un numeroso grupo de televidentes que -gracias a ellos- han vuelto a creer.

 

 


Esta Nota fue Leída 150.194 Veces

logo-google-new

x