Connect with us

The Times en Español

cambio-guardia

Chile

Chile en busca de un presidente post estallido social

«El presidente Sebastián Piñera se encuentra encapsulado, sin programa y desconectado de la realidad de Chile. Este Gobierno ya terminó«, dijo tajante el diputado René Saffirio, a mediados del año pasado.

Las palabras del parlamentario se enmarcaron en uno de los múltiples cambios de gabinete que ha realizado el mandatario tras el movimiento ciudadano denominado «estallido social», coincidiendo con líderes de la oposición y con analistas políticos que aseguran que Piñera dejó de implementar su programa de Gobierno luego de las protestas iniciadas el 18 de octubre de 2019 y que sólo se ha dedicado a reaccionar a las manifestaciones y a la crisis sanitaria del covid-19.

En este escenario de incertidumbre, los partidos políticos de derecha e izquierda trabajan a toda máquina para encontrar al sucesor del jefe de Estado. Y no se han dejado estar. Actualmente hay al menos 13 precandidatos sobándose las manos ante este escenario tan abierto y difícil de leer.

El 21 de noviembre de este año se realizará la elección presidencial para el periodo 2022-2026 y por primera vez en 15 años el presidente no será ni Piñera ni Michelle Bachelet (quien gobernó el país en dos periodos: 2006-2010 y 2014-2018). El primero, porque no hay reelección inmediata en Chile y la segunda, porque descartó de plano la posibilidad.

CHILE VAMOS

El panorama está bastante claro en la derecha, ya que la mayoría de los precandidatos integra el bloque oficialista llamado Chile Vamos, que agrupa a los partidos Unión Demócrata Independiente (UDI), Evolución Política (Evópoli), Renovación Nacional (RN), Republicanos  y Partido Regionalista Independiente (PRI), y se espera que todos ellos compitan en una primaria para llevar solo un candidato a la elección de noviembre.

Joaquín Lavín (UDI) es el candidato presidencial por excelencia del bloque. El actual alcalde de la comuna de Las Condes, en el sector oriente de Santiago, viene intentando ser presidente desde 1999. Pero ahora sería diferente, pues viene marcando muy bien en las encuestas de opinión desde el año pasado. Su alta popularidad se vincula a sus constantes apariciones en casi todos los canales de televisión.

Los alcaldes como Lavín lograron capitalizar de cierta manera la profunda desaprobación ciudadana que atraviesa el Gobierno central desde el estallido social. Este es el caso de Evelyn Matthei (UDI), alcaldesa de Providencia (sector oriente de Santiago) y una de las derechistas con más opciones de llegar al Palacio de La Moneda (sede del Gobierno).

Matthei pertenece al grupo de la derecha dura. Al igual que Lavín, fue partidaria de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) junto a su padre, el fallecido general Fernando Matthei, integrante de la Junta Militar.

Los otros tres aspirantes de Chile Vamos tienen un hándicap en común: fueron ministros de Piñera. Mario Desbordes (RN), ejerció como ministro de Defensa; Ignacio Briones (Evópoli) renunció a Hacienda para la carrera presidencial, al igual que Sebastián Sichel (Independiente), quien dejó la cartera de Desarrollo Social para lanzar su precandidatura.

Fuera del pacto, representando a la ultra derecha, lo intentará nuevamente el exdiputado José Antonio Kast, militante del Partido Republicano, quien en 2017 obtuvo un sorpresivo 7,9 por ciento de los votos.

OPOSICIÓN

En la izquierda es donde la situación está algo más revuelta. A nueve meses de la elección, aún no está claro qué bloques se unirán para realizar primarias y cuáles llevarán sus candidatos directo a la papeleta.

El precandidato mejor posicionado es, nuevamente, un alcalde. Daniel Jadue, líder de la comuna Recoleta (sector norte de Santiago) y militante del Partido Comunista, lleva meses encabezando las encuestas de los candidatos de izquierda, capitalizando en cierto modo el descontento social que generó el estallido, ya que varias veces se le vio marchando en las protestas ciudadanas.

No obstante, las últimas semanas su popularidad ha disminuido a raíz de un reportaje periodístico que lo vinculó con un caso de corrupción municipal.

Un caso de estudio es el de la diputada del Partido Humanista, Pamela Jiles. Periodista de televisión, arribó al Congreso tras participar en programas de farándula y, sin experiencia política relevante, logró un masivo apoyo entre la población más joven.

Sus adherentes la llaman cariñosamente «la Abuela» y ellos mismos se denominan «sus nietitos», y se hicieron incondicionales a ella cuando la diputada consiguió impulsar el año pasado dos proyectos de ley que permitieron el retiro anticipado de los fondos de pensiones.

También ha sido muy comentando el «dedazo» de Bachelet, ya que desde su oficina en Suiza como Alta Comisionada de los Derechos Humanos, firmó un documento de apoyo a la precandidata Paula Narváez, del Partido Socialista (centroizquierda), quien ejerció como su vocera durante su segundo mandato.

Lo sorpresivo de aquello fue que la expresidenta desestimó a varios otros precandidatos de la centroizquierda que también integraron su gabinete, como Carlos Maldonado (Partido Radical), Ximena Rincón (Democracia Cristiana) y Heraldo Muñoz (Partido Por la Democracia).

Muy atrás se quedó el bloque de izquierda Frente Amplio, ya que su excandidata Beatriz Sánchez, quien obtuvo un inesperado 20,2 por ciento de los votos en 2017, declinó repetir la travesía este año, dejando huérfano al grupo izquierdista.

Axel Callis, director de la compañía encuestadora TuInfluyes, realizó un estudio sobre la gran cantidad de presidenciables.

«Es fruto de la crisis de representación política que sufre Chile post estallido social, con una enorme cantidad de iniciativas de autoproclamación», dijo el sociólogo a Sputnik.

«El estallido le dio oportunidades a candidatos que antes no habrían tenido posibilidad, como Jadue o Jiles, debido a que mucha gente que antes no votaba, ahora se atreve a expresar sus ideas y a participar en la conversación política. Y esto se vio reflejado principalmente en el plebiscito constitucional de octubre de 2020, donde votó más de 1,5 millones de personas que nunca habían votado», agregó.

La última encuesta sobre el tema realizada por TuInfluyes reveló que a 16 por ciento de los chilenos les gustaría que Jadue fuera el próximo presidente, seguido por Lavín (diez por ciento), Jiles (siete por ciento), Sichel (siete por ciento) Matthei (cinco por ciento) y Narváez (cuatro por ciento) y Kast (tres por ciento).

 

Por : Francisco Bravo Atias, Agencia Sputnik.

 

 


Esta Nota fue Leída 40.415 Veces

logo-google-new

Más en Chile

logo-google-new
To Top

x